viernes, 13 de septiembre de 2013

"Mi querida Sra. Budd"

En 1894 un amigo mío fue enviado como marinero de cubierta en el Buque de vapor Tacoma, a cargo de el Capitán John Davis. Navegaron desde San Francisco a Hong Kong China. Al llegar allí, él y otros dos fueron a tierra y se emborracharon. Cuando regresaron el barco se había ido. En aquel tiempo había hambruna en China. La carne de cualquier tipo era de $ 1 a 3 dólares la libra. Tan grande era el sufrimiento entre los más pobres, sucedia que a todos los niños menores de 12 años se les vendieron como alimentos con el fin de evitar que otros muriesen de hambre. Un niño o una niña menor de 14 años no estaba seguro en la calle. Usted podría ir a cualquier tienda y pedir carne - chuletas - o carne de estofado. Parte del cuerpo desnudo de un chico o chica sería sacado para que usted escogería que parte quiere de ella. Un niño o una niña, se vende como chuleta de ternera al precio más alto. John estuvo allí tanto tiempo adquirió un cierto gusto por la carne humana. A su regreso a Nueva York se robó dos chicos uno de 7 años y otro de 11. Los llevó a su casa desnudos atados en un armario. Entonces quemó todo lo que llevaba puesto. Varias veces cada día y cada noche, les golpeó - los torturaró - para hacer de su carne buena y aún mas suave, tierna. Primero mató al chico de 11 años, porque tenía el culo gordo y por supuesto la mayor cantidad de carne en él. Cada parte de su cuerpo fue cocinado y comido excepto la cabeza - huesos y tripas. Fue asado en el horno (todo su culo), hervido, asado, frito y estofado. El niño pequeño fue el siguiente, siguió el mismo camino. En esa época, yo vivía en la calle 409 E 100 st, cerca -. Lado derecho. Me dijo tantas veces lo bueno de la carne humana que me nació la idea y quise probarlo. El domingo 03 de junio - 1928 visité a su casa, 406 W 15 St. Ud no estaba, pero me recibió su hija con una bandeja de fresas. Tuvimos un almuerzo. Grace se sentó en mi regazo y me besó. Me hice a la idea de comérmela- Con el pretexto de llevarla a una fiesta. Le propuse que sí podía ir. La llevé a una casa vacía en Westchester que yo ya había elegido. Cuando llegamos, le dije que se quedara fuera. Ella recogió flores silvestres. Subí las escaleras y me despojé de toda la ropa. Sabía que si no lo hacia mancharía de sangre todo mi vestuario. Cuando todo estuvo listo, me acerqué a la ventana y la llamé. Luego me escondí en un armario hasta que ella estaba en la habitación. Cuando ella me vio completamente desnudo comenzó a llorar y trató de correr escaleras abajo. La agarré y me dijo "le diré a mi mamá." En primer lugar la desnudé. Trató de escapar mordiendome y arañandome, yo la ahogué hasta la muerte, luego la corté en pedazos pequeños para poder llevar la carne a mi casa. Cocinarla y comerla. ¡Qué dulce y tierno fue su culo!, lo asé en el horno. Me llevó nueve días comer su cuerpo entero. No abusé de ella sexualmente, aunque pude, pero así no lo quise. Tranquila, ella murió Virgen ...Autor: Jasson Mackenzie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario