jueves, 27 de julio de 2017

Dominio sexual en la nieve

Abre tu boca con prontitud y sensualidad, tus labios rojo carmesí quedan pintados en las zonas más densas de mi cuerpo, dejando al aire mi pelvis desnuda, sin bragas, sin temor. Los dulces que tienes que lamer están entre mis piernas.
Cómo portales sin luz, sutura mis ojos en gozo.
Abre tu boca tratando de vocalizar nuevas vocales.
Para que las palabras se muevan entre la lengua y los vellos.
Hacia la mejilla estacionada, prisionera de unas celdas color piel. Palpitantes como las venas levantadas a favor de la próxima victoria.
Déjame tu rezo colgado en el lado más seco de mi armazón, dónde parece no haber osamenta. Logrando succionar los brebajes, cubiertos en el llano paisaje tendido sobre la hamaca.
Abre bien la boca y tráguese esta blanca niebla, que corre en época de nieve...Att: Andrea s

miércoles, 19 de julio de 2017

Necesidad del ser

Somos seres exóticos, llenos de sexo y humedad, somos hombres y mujeres de deseos y vanidades eróticas, muchas veces escondidas y otras veces espontáneas.
Somos seres de lujuria y pasión, entre nuestros pecados: somos insaciables. codiciamos todo aquello que nos eriza la piel, los senos, o el pene.
Siempre queremos llegar aquel extremo placer de seres sexuales, estallar en nuestros propios gritos sensuales, silencios gemidos, navegar para encontrar más de lo que se nos ofrece.
Deleitarnos en el amor, para vivir y nacer de el, devorar nuestros propios cuerpos siendo con las manos o la lengua misma.
Emanciparnos del miedo, el temor o la culpabilidad, porque poco a poco mientras nos desnudamos es mejor "caer en la tentación" que no haber no haberla probado nunca. Sentir la saliva recorrer nuestros labios sin edad, sentir el olor plácido de copular siendo deseado, mordernos entre los rincones de la cama, del piso o de donde la constelación figure  mejor vernos hacer el amor.
Dejarse llevar por los instintos de animales en celo, por delante, por detrás, frotando cada pliegue del culo, cada aroma del alma, dónde la destreza guste pasar. Sin temores, ni religiosidades, porque seamos sinceros, nadie piensa con razocinio humano a la hora de amar y ser mamado...Att: Andrea s

miércoles, 5 de julio de 2017

¿como sobrevivir a una pesadilla?

Es necesario saber como sobrevivir a un triste sueño, que carcome tu alma cuando duermes, no es fácil deducir en que momento puede alejarte de la realidad, no solo de noche, no solo de día.
Puesto que poco a poco te domina, será tu dueño.

Es necesario entender porque al dormir, el sueño se hace profundo y eterno.
Te preguntas porque el cuerpo se empeña en hacerte vivir un triste sueño que se convierte en tu peor pesadilla.
Es difícil abrir los ojos, aquellos ojos cosidos, es agotador gritar, si en tu boca se posa una entidad oscura, benévola, cruel y maligna. Quien te destierra de este mundo vano y sin sabor.

No es necesario escribirle a quien no tiene importancia, pero ¿que no tiene valor en la vida de un poeta?, O de un hombre común que lleva consigo sus más malditos demonios.
Cerrar los ojos y esperar a que el dulce sueño entre en tus débiles ojos, te arrulle en los brazos de algún espíritu puro o impuro, que se encuentre vacante a la hora de tu profundo y eterno sueño.
Esperar a vivir la experiencia más estremecedora que corresponde a los inocentes mortales, aquellos que aun piensan  y con locura que estan locos. Cómo tu o como quien escribe está carta de desespero desmedido. Tratar de despertar con desesperación o con toda la calma, dada a los hombres, no te servirá de mucho. Pues sabes que te has convertido en un títere que entró en un juego de ruletas.

Lastimosamente no puede decirte como debes sobrevivir a una pesadilla, puesto que es necesario entender que debes vivir dentro del que apuesta a que horas debes quedarte dormido...Autor: Andrea s

martes, 27 de junio de 2017

A un hombre infiel

Soy una mujer y me encanta ser amada por otras mujeres, es un punto a mi favor.
 Aun sabiendo que haces daño a mis espaldas, no puedo simplemente no quererte. 
A pesar que te amo con locura. ¿que debo hacer?
Soy consciente que deseas a otras mujeres, tengo entendido que me quieres ser infiel, pero no puedes serlo con ninguna, porque simplemente  ellas me adoran.
Todas las mujeres con las que te has cruzado me lo dicen, pero no puedo dejarte, porque te amo...Autor: Andrea s

viernes, 31 de marzo de 2017

Antes de morir

No pedí ser poetiza, ni tener gracia o talento, no pedí tener una chispa absurda en el alma, para mí ha sido una maldición en vana, escribirle a la luna vigilante, al campo inverosímil y aún hombre que perdi para siempre. así nací, con sequedad en el alma por amor propio. Puedo querer a un delirio desconocido, pero no puedo amarme, amar mi cuerpo vestido. Nací desnuda y flotante, que alguien detenga está furiosa ansiosa presa, que después de estar muerta, es inquieta. Después de haber florecido en la poesía, en los delirios del amor, conocí un amor, mi buen amor, mi mayor locura, el más grande del mundo, un amor único, platónico, divino, un polvo exquisito. Ese amor de otro que me dió libertad. He conocido un ser divinamente inexistente, una verdadera poesía. Cuyo amor nacio siendo una obra artística, una llama que en su pecho dice felicidad. Nací así amor, esos son mis designios, mis deseos, mis placeres, mis deseos. Buscar oscuridad, buscar otros llamas en los pechos de la muchedumbre. Seguiré volando por las flores, encima de otras aves ridículas, seguiré añorando tus abrazos, tus ternuras. No pretendas que te olvide mi mágico amor. Que en tus orillas quiero descansar...Y así como nací para ser torpe en la punta del abismo, dentro de mi congelado infierno, te seguiré haciendo el amor. Moriré en tu luz, en tus playas, en tus artistas ojos, sólo con un susurro, para no volvernos a encontrar, vida mía...Autor: Andrea s

viernes, 10 de febrero de 2017

Mi noche se resume en dos palabras: Tengo ganas


Mi noche se resume en dos palabras: Tengo ganas.

Tengo ganas de amanecer a tu lado, para olvidar lo mucho que te he extrañado. Quiero beber café de tu boca, mientras me mojo la cara con tu sudor y juego con el vello de tu pecho. Tengo ganas de sacarte de la cama con una sonrisa, mientras improviso un baile, preparando el almuerzo en la pequeña cocina.

Tengo ganas de morder el lóbulo de tu oreja,mientras siento el relieve de los lunares de tu espalda. Tengo ganas de correr contigo bajo la lluvia, para acabar empapados y desnudos en la ducha. Tengo ganas de decirte, de mil maneras, que nunca creí poder encontrarte un reemplazo...

Tengo ganas de mirar una película contigo, tengo ganas de bostezar a tu lado, quiero sentir que me duermo respirando tu aroma, quiero sentir que pierdo la consciencia entre tus brazos...

Tengo ganas de amarte, de morderte, de golpearte las nalgas, de susurrarte frases calientes, de besar tu frente amplia, de apartar los mechones de pelo de tus ojos, de apretar con fuerza tus manos, de lamer con dulzura tus heridas...

Tengo ganas de tenerte, ahora mismo, para no necesitar más de las palabras.

Solo tú serías capaz de callarme y satisfacerme.


Autor: Olivia Ismael

Tributo al Orgasmo

Me considero fanático del orgasmo femenino, es simplemente exquisito, enloquecedor, excitante, sublime. Tenerla frente a mí masturbándose o estar dentro de ella penetrándole intensamente, fuertemente, para hacerle sentir esa ola de placer inconmensurable, de placer infinito, de sensaciones indescriptibles que se adueñan de su cuerpo en el culmen de intensidad sexual que dura sólo segundos, pero que tan sólo segundos te hace perder la razón. Infierno fulminante, paraíso divino, el placer más intenso que la mujer pueda sentir, ¿cómo no enloquecer ante este acto? Que se apenen los pobres de mente, hipócritas que guardan el deseo y el placer para esconderlo bajo una falsa moral que tiran a la basura al llegar a casa y poner en la computadora videos de pornográficos y fotos de mujeres desnudas, que a los únicos que engañan es a ellos mismos y a la naturaleza humana. Yo amo ver a la mujer desnuda, sin complejos, ni ataduras morales, conocedora de su cuerpo y de su mente, que no tenga miedo de mostrar ante el hombre, debajo y por encima de las sábanas todo lo que tiene, lo que es y lo que siente. Me encanta sentir y observar como el clítoris se contrae, como su cuerpo se sacude, sus pezones endurecen, el corazón se acelera y las pupilas se dilatan, la piel se eriza, los espasmos aparecen, gritos y gemidos incontrolables armonizan esa explosión de deseo y placer que resulta en la segregación de ese líquido de exquisito sabor, maremoto sensual que culmina satisfactoriamente con la relajación y el sosiego. Si me han de señalar, de colgar, de crucificar, que lo hagan. No me cansaré de decirlo, amo el orgasmo femenino, el sabor de ese néctar, de ese líquido blanquecino. 
Autor: Anónimo