viernes, 19 de abril de 2013

La santera

Caminaba agarrada de un ser iluminado, llegue a la antigua babilonia, y, he visto como los becerros negros, son sacrificados por un mujer, esta mujer aparece en mis sueños, me sonríe, me analiza, pero tiembla cuando levanto mi mirada, al cielo.Puedes escuchar, que, en medio de la noche, una danza buda rodea al animal. "Sin pelos en la lengua", llamándose a si mismo, hijo de dios, un dios en minúscula, un dios de pluralismos.me reí con burla y los ignore, lo mas interesante, es que, en medio de la noche, llegue a observar, una imagen colgada en un crucifijo, crucifijo de madera. Le grite: "oye, que tu adoración baje del crucifijo, donde lo tienes colocado", sin importar que el rito se interrumpiera, sin importar que la mujer, con su mirada fría, me sacrificara, la incertidumbre me lleno de ira, terrores, y valor.Esa mujer, se acercaba muy lentamente, cruzo encima de mi, no me vio, no me escucharon, todo seguía normal para ese grupo de bastardos, la santera tiene voz de hombre, y se filtra entre los hombres, pero se resalta dentro de ellos, ella es una prostituta espiritual. Una gran prostituta que habitaba babilonia, sino me crees, vamos te invito al vaticano. Autor: Andrea S....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario