Páginas

viernes, 19 de abril de 2013

Indiferentemente confundido

Mientras escuchaba tus palabras una y otra vez, la piel me ardía en llamas, y el corazón a pesar de todo seguía ofuscado, pero es normal, es típico, en medio del desenfreno y del miedo, te preguntaba la razón, porque a pesar de eso, estabas 30 metros sobre el cielo, y yo, 30 metros bajo tierra. mi error, fue no darme cuenta que te perdía, perdí sin haber apostado, aposte algo que ya había ganado indirectamente. No llorare, No gritare, no escribiré, no volare, hoy no estaré dispuesta a sentarme bajo la lluvia, junto a la banca, en la estación del tren, donde el invierno es un clima contagioso e indispuesto. perdona si mis pensamientos están ligados a lastimarte, pero cuando mi piel arde, el corazón acelerado se reprime, nuevamente, recuerdo que la linea telefónica, se lleno de desconsuelo, al escuchar "Estoy" acción del presente "confundido" de aquel sentimiento generado por la bendita inseguridad. Esa inseguridad que vencí muchos siglos atrás, y volvemos al mismo punto, donde todos mis escritos, giran entorno al presente, pasado y futuro con el. Esa inseguridad que hoy se burlaba de mi, esa inseguridad, me humillaba, me enfrentaba, y al final me escupía. Pero, no tengo valor para retarla, esas fortalezas las tuve, hasta que marchaste. Seguridad escúchame...¿era el tiempo? ¿era el indicado? jugaste sucio, y en esta partida de ajedrez, llamada vida, denominada destino fugaz y pasajero, no pueden temblar las decisiones; Quizás la persona a quien escogiste, nos hizo creer a las dos, una estratégica idea, pero hasta el día de hoy, no sabemos para quien trabaja, el nos hace renegar la realidad. ... Autor: Andrea S...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario