martes, 6 de agosto de 2013

Soy la luna, quien viene a ti

Ya vengan! Que vengan, los que quieran venir, que pregunten por el!, la verdad, estoy agotada, desgastada; lo arrancaron de su vida, lo apartaron, y al abrir sus ojos, desee morir al verla padecer de ese modo, desee ser la asesina de su alma, otra vez, la misma historia para aquella desdichada mujer, pero a diferencia de los demás, le escribiré cada noche, como la plana que nunca fue admirada, por ser el castigo merecido, y cumplido por obligación para aquel roto corazón. ¿típico final?, es que ¿acaso esto estaba predicho?; si, luna, me respondió esa desdichada, llorando dijo: "Sabíamos que nuestro encuentro de una u otra forma se disolvería, quisimos ignorar esto, pero ¿ya ves?, la marihuana del miedo, fue disuelta en pureza, y se ha convertido en un hombre reptil. ¿Acaso la soledad y la venganza desvirtúa su juventud?; si, luna, me respondió la desdichada. gritando dijo: "Mi error fue volver a verle, fue un error besarle sus labios, porque en el despecho del desamor, los terceros solo son distracciones; insegura estuve esperando, pero un joven replicaba que lo de nosotros resultaría tal vez, pero, ese joven no sabia que morirá en llanto, porque no lo amaba". Luna, quise a ese joven, no te lo niego, pero es aquel. luna, "lo veo a él, cuando hacemos el amor en mis sueños, y tomamos mas ganas, que ayer"; Mientras, Tu te condenas nombrando mi nombre, frotando mi piel, yo me condeno gimiendo su seudónimo, recordando su nombre, exaltada de hiel. El joven buscaba belleza, porque carecía de la misma, superficial y egoísta, en su transcurso la humildad, se le hizo ancha y profunda, mientras ese joven trataba de perfeccionar su perfecto ser, un brujo de mares, un hombre de tierra, un soldado derrocado, vencido y derrotado, me reclamaba. Fui parte del perfume de sus sabanas, él es parte de mi ombligo, mis pechos, mi alma y mi espalda, ¿le duele aceptarlo?, lo siento, puedes irte, seguir indagando vagabundas, por mi parte no puedo, ni quiero volver a intentarlo...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario