Páginas

viernes, 31 de marzo de 2017

Antes de morir

No pedí ser poetiza, ni tener gracia o talento, no pedí tener una chispa absurda en el alma, para mí ha sido una maldición en vana, escribirle a la luna vigilante, al campo inverosímil y aún hombre que perdi para siempre. así nací, con sequedad en el alma por amor propio. Puedo querer a un delirio desconocido, pero no puedo amarme, amar mi cuerpo vestido. Nací desnuda y flotante, que alguien detenga está furiosa ansiosa presa, que después de estar muerta, es inquieta. Después de haber florecido en la poesía, en los delirios del amor, conocí un amor, mi buen amor, mi mayor locura, el más grande del mundo, un amor único, platónico, divino, un polvo exquisito. Ese amor de otro que me dió libertad. He conocido un ser divinamente inexistente, una verdadera poesía. Cuyo amor nacio siendo una obra artística, una llama que en su pecho dice felicidad. Nací así amor, esos son mis designios, mis deseos, mis placeres, mis deseos. Buscar oscuridad, buscar otros llamas en los pechos de la muchedumbre. Seguiré volando por las flores, encima de otras aves ridículas, seguiré añorando tus abrazos, tus ternuras. No pretendas que te olvide mi mágico amor. Que en tus orillas quiero descansar...Y así como nací para ser torpe en la punta del abismo, dentro de mi congelado infierno, te seguiré haciendo el amor. Moriré en tu luz, en tus playas, en tus artistas ojos, sólo con un susurro, para no volvernos a encontrar, vida mía...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario