lunes, 16 de enero de 2017

Dolor, Amigo

Me duele el corazón, amigo. No sé cómo describirlo, perdí la memoria.
Me duele el alma, las canciones, los poemas, las nubes, el cielo.
Hace días me pregunte que se sentía tener el corazón dolido.
Doy muchos consejos, doy muchos abrazos, digo muchas locuras, escribo muchas verdades, no tengo consuelo.
Encontré una foto cuando éramos pequeños, las colgué en el espejo de nuestra habitación, para recordar cómo  y dónde nos queríamos.
Me duele el alma, amigo.
 Vivo obsesionada con tantas letras tristes, porque de todas ellas hay una realidad, todas parecen encajar en los momentos más felices de mi vida.
Nadie me amó, nadie me traicionó, nadie recibió mis besos. Todo es la fantasía del corazón y de su cómplice el viento.
He perdido algo, se rompió algo dentro de mí. Se rompió la tela que cuelga en el espejo, se quebró algo de mis pies, ya no puedo correr. Y como no puedo correr, ya no escucho al viento, lo que me dice de ti, lo que me cuenta de la naturaleza, de todos los momentos fuera del infinito, no escucho al viento, su soplo, su aroma; y como no puedo correr, me duele el corazón.

Si ellos supieran que me duele el corazón tal vez dejen de amarse, porque en las noches siento el peso del dolor…Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario