Páginas

martes, 3 de enero de 2017

Au revoir

Solo pude escuchar la luna llena sobre parís
El lloraba en la habitación mientras planeaba su venganza
Eran amantes de la lluvia, caía arroz, leche y anís
Pero ella ingenua amaba por amar, meneaba sus caderas en la danza

Conocieron los rincones del deseo para los aventureros
No sé qué les faltaba para viajar por el mundo
No tenían ninguna memoria de sus sueños
Porque en cada estación se revolcaban como animales en celo, los estaba espiando

Laceraban la contemplación de todos los poemas
Bailaron sobre todos los seres que estaban por debajo
Dentro de un sexo flotaban las canciones en sus cabezas huecas
Se veían en el último piso de la universidad cual agasajo

Cómplices, salvajes, delirantes
Ella no era de nadie, ella no era de el.

Autor: Andrea s

                                                                                                 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario