Páginas

lunes, 16 de enero de 2017

Fotografía

“Guardamos este amor en una fotografía, construimos estos recuerdos para nosotros mismos, en donde nuestros ojos nunca se cierran, los corazones nunca se rompen, y los momentos quedan quietos, congelados para siempre” Ed sheeran

Temo que debo decir algo, temo que va a doler, un dolor real, Debes buscarte un nuevo amor, que no guarde sus problemas, que te dedique mil veces la misma canción, porque cariño tal vez soy quien debe estar del otro lado de la carretera, tratando de ver cómo eres feliz.
deja que yo escribo desde la otra esquina de tu historia, no te preocupes, no tengas miedo, estoy acostumbrado, escribiré sobre tus sueños y tus fracasos, frente a los ojos de alguien que te haga temblar. Porque cariño, yo no he sido nunca guapa, no he sido agradable, no caigo bien, no soy lo que esperas, nunca he sido de casa, huelo a la oscura noche, huelo a los ruidos de la calle de la ciudad.
El frio me quema, pero me hace bien. No es necesario que voltees a verme, camina seguro, sintiendo que tienes el mundo de tus manos, porque seré la sombra de tus pies, ni la primera, ni la última, pensando que se puede vivir del arte, del arte de escribir.

Qué es lo que pasa por esa hermosa cabecita de arrogancia, puesto que me he vuelto indefensa ante las noches desnudas. Si me haces daño, bueno, está bien cariño, puedes curarme, y nunca te dejaré partir. Pero temo que va a doler tanto, tanto, que no estoy segura de los días que me quedan para compartir contigo otra fotografía…Autor: Andrea s

Dolor, Amigo

Me duele el corazón, amigo. No sé cómo describirlo, perdí la memoria.
Me duele el alma, las canciones, los poemas, las nubes, el cielo.
Hace días me pregunte que se sentía tener el corazón dolido.
Doy muchos consejos, doy muchos abrazos, digo muchas locuras, escribo muchas verdades, no tengo consuelo.
Encontré una foto cuando éramos pequeños, las colgué en el espejo de nuestra habitación, para recordar cómo  y dónde nos queríamos.
Me duele el alma, amigo.
 Vivo obsesionada con tantas letras tristes, porque de todas ellas hay una realidad, todas parecen encajar en los momentos más felices de mi vida.
Nadie me amó, nadie me traicionó, nadie recibió mis besos. Todo es la fantasía del corazón y de su cómplice el viento.
He perdido algo, se rompió algo dentro de mí. Se rompió la tela que cuelga en el espejo, se quebró algo de mis pies, ya no puedo correr. Y como no puedo correr, ya no escucho al viento, lo que me dice de ti, lo que me cuenta de la naturaleza, de todos los momentos fuera del infinito, no escucho al viento, su soplo, su aroma; y como no puedo correr, me duele el corazón.

Si ellos supieran que me duele el corazón tal vez dejen de amarse, porque en las noches siento el peso del dolor…Autor: Andrea s

Llora, niña, llora

Siempre he sufrido de nervios, y ahora estoy sola. Completamente sola, sin ti y sin mí.
Sentada abrazándome a mí misma, mordiendo los  labios para no maldecirte.
Me he dividido entre mi reflejo, mi sombra y mi cuerpo.
Quiero volar a través de la ventana.
Desnuda y completamente vacía.
Estoy llorando cual poema de amor que leí en nuestra cama, donde vivimos las más grandes aventuras. Rogándome no hacerte llorar con mis lágrimas.
Navega por los mares que desees navegar, siempre habrán muchas más sirenas desencantadas como yo, gimiendo a las orillas de un rio, así que, navega entre las aguas más profundas, hasta encontrar lo que buscas, un amor, una pasión, una aventura o un viaje.
 Siempre he sufrido de ansiedad, así que no temas, se como yo, enfrentando a todos por un deseo, ahora estoy sola y muero. Completamente desesperada, sin ti y sin mí.
Rota, dañada.

Llorando yo? …Autor: Andrea s 

martes, 3 de enero de 2017

Au revoir

Solo pude escuchar la luna llena sobre parís
El lloraba en la habitación mientras planeaba su venganza
Eran amantes de la lluvia, caía arroz, leche y anís
Pero ella ingenua amaba por amar, meneaba sus caderas en la danza

Conocieron los rincones del deseo para los aventureros
No sé qué les faltaba para viajar por el mundo
No tenían ninguna memoria de sus sueños
Porque en cada estación se revolcaban como animales en celo, los estaba espiando

Laceraban la contemplación de todos los poemas
Bailaron sobre todos los seres que estaban por debajo
Dentro de un sexo flotaban las canciones en sus cabezas huecas
Se veían en el último piso de la universidad cual agasajo

Cómplices, salvajes, delirantes
Ella no era de nadie, ella no era de el.

Autor: Andrea s