jueves, 9 de julio de 2015

rap, el don del poeta

Es el peor don de un hombre, enamorado, melancólico, dromomaniatico, ingenuo, poeta. Lo que le condena, su propia escritura, su propia imaginación, su único consuelo, el sueño que se le desaparece como agua entre manos, y su pellejo ya consumido, ansioso por ser devorado en el mágico deseo de viajar. No conforme con esto, se sienta en el retrete cantando rap, canta desde que se levanta, arranca sus uñas, llorando desgastado, desnudo y sin fe. Ducha su cuerpo, rebotando su puño contra cualquier masa cercana, sin amor, sin cursilerias, solo...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario