miércoles, 13 de mayo de 2015

El impulso del hombre detrás de la bocina

Tenia la voz chisposa, zumbaba en mi oido un: hola, espere a que te desocuparas para insistir que sólo necesito ser escuchado. De alguna forma esperaba su llamada, esto tiene lógica en mis criterios, cada noche se fue convirtiendo un instante de cielo. No es prohibido, no es intocable, no es pecado, sólo a veces necesitamos hallar la conexión que nos haga sentir amados o simplemente trasnochar para ser escuchados. No quiero hablar del costo, de las consecuencias, ya que es más que obvio que cuando salía la Luna; mi voz sonaba delirante, olvidadiza e inocente si se me permite decirlo. se preparaba el firmamento con el repertorio de canciones, en la bocina suya sonaba el gustazo de escucharme hablar, el se arrinconaba a buscar señal en alguna parte de su casa, solo para hablar conmigo, uno de los pretextos que me hicieron contestar sus llamados . Al principio era tan incómodo escucharle la voz a un desconocido con complejo demodelor de puerto riqueño o tal vez cubano, pero en sus llamadas clandestinas, el me hizo saber que sus intenciones eran tan bonitas y sencillas como la de los hombres no comunes y corrientes, esa clase de hombre que no sabía que existían. En mi concepto escribir sobre el no sería la perdición, sino la feroz capacidad que me revivió después de tanta muerte literaria, me inspire aquella noche con la poca información de un hombre que nunca amare, pero que en mi filosofía amaba hablar con el hombre detras de la bocina...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario