Páginas

lunes, 9 de marzo de 2015

Mar dalhí

Como un rayo de luz entraste en mi oscuridad, remota y olvidada por la soledad y el silencio, sabrá quién, cómo me iluminaste el corazón, con tu mirada, con tu sonrisa. Fue entonces cuando entendí que un lucero es cuestión de verte sonreír, y que la luna abría sus brazos para acoger las más hermosas melodías que son las sílabas de tu voz. Mi problema resultó siendo la lluvia derramada de mi alma, que en cuestión de segundos se encantó con tu holgada presencia. Me alegré cuando te vi, mi camino se juntó con el tuyo y no pude detenerlo. He susurrado al universo, con mis ojos cerrados el calor de tu majestuosa presencia, pero he de padecer en mis estrellas, al saber que tu perfume es propiedad de alguien más. Como quisiera pertenecer a la estricta organización de tu mente, y vincularme en los intrínsecos momentos de tus pensamientos, pero vano es. He de dejarte esto, para que me olvides con los ojos abiertos y tengas presente que yo nunca te olvidaré...Autor: Francisco Diaz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario