domingo, 16 de noviembre de 2014

Que lo lea, quien quiera

A veces ignoramos un ideal amor, sentimiento puro que se ve obligado a ser confundido con la obsesión, que acecha como hiedra venenosa, volviendonos esclavos de la putrefacción, aberrante y miserable, cuando olvidamos que es realmente apreciar, desperdiciamos tiempo desconfiando de las personas a nuestro alrededor, y es por esa razón, perdermos lo que más amamos, o por no saber controlar el impulso de hablar más de lo que deberiamos, en mi vida han ocurrido catastróficos eventos, donde en la espada y la pared, solo es una liviana pluma que derrumba edificios, construidos con saliva y sudor, desparramandose como abeja reina, en su panal de miel. Nos exprimimos de una manera sofocante, que nos calcina el alma entera, y nos vuelve frágiles como leche recién bebida, abandonamos de punta a punta nuestro dominio, y control, para ser cruelmente desgarrados por el amor y la muerte que sella un cuerpo, de tanto amor...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario