Páginas

lunes, 20 de octubre de 2014

Mojada en complicidad

Soy un amante, aquella que muerde ferozmente tus pasiones, a veces solo quiero quedarme en silencio, es decir, escuchar junto a ti una buena melodía de jazz, beberte de a poco, beberte como el vino, que las horas pasen lento, resbalándome en tu sudor, porque necesito tiempo, tiempo para tocarte entero, besar cada parte, estallar en tu cuerpo, para que no te quejes de soledad o abandono; saborear los besos de tus labios, la saliva de tu paladar, mimarte, coquetar un poco, fumarme un cigarillo, follarte entero, caer en el juego de tu lengua, mirarte o esperar que hagas lo mismo.
dejame analizar tus ojos en silencio, para aprender de ti, para no utilizar mi voz aturdida, y ser más sutil a la hora de manejar suspiros, caricias, no te voy a negar que me gusta tocarte, oir cada latido, sobretodo cuando estas excitado, es fascinante besarte y desearte, con esa intensa pasión, me gusta que te desesperes por tenerme, me gusta que esperes por mi, recostado buscando mis piernas, haciendole cosas a nuestros cuerpos, con el vapor del placer en los poros, y desear que te vengas en mi, como esta lírica que gotea en tus oidos como la indirecta más sucia, que te propondría una mujer, tu mujer, ¡Mi amor, Mojame Entera, mojada en nuestra maldita complicidad!...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario