Páginas

jueves, 31 de julio de 2014

Bitter Sweet Symphony

2014, En este punto de mi animosa existencia, tengo que resaltar el amor de Dios otra vez sobre mí, porque ha sido bueno y maravilloso, también lo agradecida que estoy con muchas personas que me salvaron la vida, han pasado 17 años desde que tuve el privilegio de pisar tierras mortales, mi vida se torna algo interesante, para ser franca, no tengo quejas en ella, excepto las vivencias que me marcaron levemente, pero agradezco por cada una de ellas. A veces (no todas las veces), siento que duermo profundamente, mientras mis latidos disminuyen poco a poco, parece que tratara de huir de este lugar, solo Dios sabe lo que siento; tengo una vida tan envidiable, lo que me ha hecho perder varias amistades, por dicho motivo, empiezo a tragarme los triunfos, causando una frustración, esta misma frustración me genera desgarre sentimental, y suele darme igual escribir o no hacerlo, sobre todo en cualquier aparato tecnológico, también me gustaría escapar, una de estas tantas madrugadas (nuevamente) para aventurar las estrellas, navegar los navíos, pertenecer algún grupo ecológico, alguna banda revolucionaria, tal vez morir atropellada por algún irresponsable conductor (quien al final no paga condena), mi resignación es esta, pues en este país los soñadores se esconden, ¡muy cobardes!, metidos en muchas cortinas (bajo tierra), en un silencio profundo y fácil de olvidar, o solamente empezar a rayar las paredes de esta ciudad, ¿ya qué?. Soy demasiado ingenua y confianzuda, supongo que inocente no, creo que la inocencia la perdí, viendo cosas, esas cosas que le pasan a otros y otras (pero a ti no te suceden) no eres demasiado popular para experimentarlas; Me di cuenta que el matrimonio de quienes me rodean, no son más que golpes detrás de una cortina agridulce, un sabor de placer y regalos materiales, me di cuenta que el amor se demuestra siempre, me di cuenta que pasaba horas pensando solo en mí, que presumía más de lo permitido y renegaba el cariño que se me había otorgado, que los bienes al morir solo dejan intriga y resentimiento, que los únicos amigos están en tu imaginación, que la mayoría te traiciona, pero al final necesitamos de otro para sobrevivir, en un mundo como este, lleno de calañas, mujeriegos, ninfómanas, de hambrientos, sedientos, de malos, hipócritas, avarientos y personas humildes repletas de valores, me percate de ver las noticias del mundo más seguido; pues una jovencita como yo, creo que es muy importante tener conocimiento de la situación de su país, resalto que me gusta la política, pero no me pasa de la lengua tanta incertidumbre, desigualdad e injusticia. Son las 07:54 pm, jamás me había sentido tan frágil, es decir, podría escribir esto, mientras escucho melodías, y lograría llorar como niño recién nacido (puedo fingir lágrimas, mi padre dice que es una de mis características), a pesar de mi corta edad, siempre he tenido el don o la capacidad de redactar, pero no es mérito para ganar concursos; aunque no soy invisible, suelo caminar por las calles y sentirme parte de la cadena, esa hilera andante para cruzar la calle, o la trayectoria de la estación a la universidad, tengo lo que una vez desee, y aun me falta, pero ¿A que costo?, para muchos es una arma de doble filo, yo lo prefiero llamar, un aposento de mis sugerencias y criterios personales, estoy cómodamente hecha un parasito momentáneo, pero en esta agridulce melodía, nadie tiene el control de algún desastre natural, como la plaga que cae sobre este jodido mundo, hablare sin tapujos, ¿ya qué? Sabemos que este gobierno fuertemente construido nos está matando a todos, con tanta mierda andante en el poder, suelo sujetarme en dichas ocasiones, pero cuando bebo alcohol, me volveré tan naca, tan corriente, tan vulgar y simple como los riquillos que manipulan a las masas, lo sé. Tengo unas amigas increíblemente valientes, con historias trágicas y realmente emocionantes, aunque sean para muchos, un motivo por el cual se debería señalar, incluso pase por esa etapa hasta que aprendí a entender, tengo padres excepcionales, de ellos puedes fiarte con los ojos vendados, lo digo porque estuve ciega por tantos años, sin percatarme ni percibir señales para mantener mi vida (dejar que la sangre corriera por mis venas), tengo parientes defectuosos y sabios, a todos nos suceden cosas como estas, pero no todos nos libramos de salir ilesos...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario