Páginas

jueves, 5 de junio de 2014

Forasteros de sextina.

Quédate más, porque pase más de una década inventando poesía para forasteros ingratos, en medio de la ignorancia, el desprecio y la estupidez, buscando entre los arbustos, el cielo y el ayer, la forma más rápida de tener mil y un aventuras, sin necesidad de sufrir ni un poco por las consecuencias; todo estaba a la alcance de mis dedos, hasta que hiciste sentirme con los tuyos, desear que estuvieras ahí, aunque mi error haya sido dejarte ir, y sufrir por tu corta ausencia, que se hacía más larga al pasar los milenios (de esos supuestos segundos), que son martillos clavando en mí, cada vez que te vas, porque siento que te llevas una parte de mí, cada vez que parece difícil la situación y no sabía cómo explicar tantos deseos que tienen aspecto de necesitarte más, pero ahora que otra vez estás haciendo tus muecas en una cama pálida, comprendo que es mejor estar en tu pecho toda una vida, que pasar una eternidad buscándote en medio de la soledad, no sabes lo satisfecha que me siento, pero lo insaciable que me haces sentir; ahora que te asomas con tus gestos en mis desgarres vitales, podre escribir nuestra historia, es mejor pasar mil años a tu lado, que estar un día sin ti, y no podría evitar lo que digo, porque en mi mente, un piano sonara de fondo, con campanas verosímiles, parecidas a medias veladas que caen del firmamento, y te gritare: “quédate una vez más”, hagamos cosas extrañas, besemos nuestras mejillas, toquemos el corazón de los dioses, mientras llamamos el amor, con sensaciones perceptibles a los sentidos...Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario