miércoles, 26 de marzo de 2014

Cómo un niño

Es tan vivo el sentimiento en mí de querer volver al pasado, que casi lloro al saber que jamas volvera... Quisiera haber tenido conciencia de todo siendo un niño, para poder tener claros los vagos recuérdos que hay en mí de mi infancia. Si pudiera volver a una época anterior de mi vida, eligiria volver a ser el niño que fui,  para poder disfrutar con las personas que conoci y que ya no estan pero que no recuérdo, jugar otra vez a ser niño sin preocuparme de mi futuro, solo vivir el presente. Cuando veo imagenes del pasado, me imagino dentro de ellas, siendo el protagonista de mi propia historia, queriendo que la época en la que vivo se parezca tan solo un poco a la de antes. Me siento tan solo, deseando a alguien a mi lado, para compartir y disfrutar de la vida como si fuera lo mas sencillo del mundo. Quisiera estar todo el tiempo contigo, me haces falta cuando estas, y ahora que no estas, me siento morir, no encuentro razones por las cuales dejarte ir, si no vuelves, no se que sera de mi, cuando intento olvidarte, aun es mas vivo el recuérdo de estar contigo, y decirte que jamas te irás de mi corazón, pase lo que pase no te iras de ahi... Autor: Víctor Pacheco

martes, 18 de marzo de 2014

tercero

No quiero estar sola al despertar, quiero imaginar que te despierto, y te pregunto, ¿si quieres hacer el amor?, porque aprendí a vestir en la oscuridad, pero mi patético mundo, no encajará con el tuyo, pasarán los días y nos daremos cuenta, que es la triste realidad, no podré sobrellevar un corazón roto, y me duele asimilarlo, porque no puedo darte lo que me estás pidiendo, cambie mi nombre, cambie mi parecer, mi hablar, mi sonrisa, pero sigo siendo la misma, no te podré mentir, no necesitamos de paciencia, porque no nacimos con leyes, no nací con normas, haciendo lo correcto, porque me equivoque, y me he dado cuenta. Soy un instrumento de tortura y amor; Ahora tú Me dices te amo, pero dentro de otros años más, otra persona me amará, otro hombre lo dirá también, me dirá te amo, y a ti, te llamará papá, bienvenido sea un tercero... Autor: Andrea s

el primer capítulo

Soy esa clase de mujer con grumos en los ojos, guiños en los párpados, Alejandro; algo de gritos sangrientos en la nariz; sin embargo, soy esa clase de mujer, que necesita ser amada, o por esa única razón, necesito 10 en hombres en mi cama, y gracias a Dios, lo he conseguido en ti, soy la ninfómana virgen de un solo hombre, quien provoca el papel de aquellos 10, y hasta más. Una de sus cualidades, no es exactamente bailar, pero tiene un movimiento en sus caderas, y aunque no pueda guiarse bien, sabe llevarme a los rincones de amanecer, más hermosos que he visto en mi vida, aunque tropieza con rapidez, por la falta de vista, sabe como hacerme ver, me hace temblar de pies a cabeza, tengo la bajeza de llevar conmigo, su sudor, su aroma, y parte de su humedad, en mis cavidades; Me encanta sentir la temperatura original, de sus piernas totalmente adheridas a mis muslos, soy esa clase de mujer que se entrega sin medidas, y se detiene cuando esta cansada y pide ayuda de un cuerpo, tu cuerpo. Me siento como un bebé, delicado y un tanto sentimental, porque sé lo que has pasado, y lo duro que fue madurar, sé lo que has hecho por este amor, solo quiero hacerte feliz otra vez; dice cosas sin sentido, y cosas que llevan el sentido, No te regalo mi vida, porque ya la tienes, entonces estamos sostenidos mutuamente, Yo soy quien te protege, quien te da felicidad tanto como tú a mí, solo tienes que seguir tus instintos, Perdoname amor, me he equivocado, mi actitud, es la causante que pases momentos amargos, no debería señalarte, solo debería explicarte, No eres débil, eres mi fortaleza, Y al ser mi fortaleza, yo podré protegerte, Para eso me tienes, para concluir, lo que necesitas, es un abrazo y un beso mío. Y sientas que estoy ahí, como siempre... Autor: Luis Arias y Andrea s

domingo, 9 de marzo de 2014

Propagandas de película

Equivocarme es realmente memorable para él, es como recordar cosas que nunca he vivido, es complicado, hay cosas que yace un repudió sin razón, por ejemplo: odio su ser, me tienen hastiada sus besos, su piel, estoy hastiada de él, somos amantes, pues solía pensar, que su boca aventurera estuvo por todos los lugares más recorridos, refundidos y húmedos, sus labios también estuvieron por todos los huecos y cavernas, por los mares y los ríos; no sos virgen, le dije. Nada es nuevo en él, me repudia que me toque, con esas manos que mueren en las arenas más calientes, detesto que me abrace cuando hay frío, que me quite lo único que me queda (la ropa), detesto que me mire, que me oiga, lo odio. Estoy recostada en su espalda, lo miro y lo empecé a detestar, pero lo amo con locura, porque él es mi hombre, pero no puedo alzar la voz, ya que desperdiciaría mi existencia, viendole despertar, no puedo alejarme de sus brazos, porque su maldito líquido viscoso, me atan a su delicada espalda, es una historia más, donde me enfadaré con su respirar, tocando su talón de Aquiles, siendo de él, algunas de las noches, detestare que me hable, odio que me haga suya, porque simplemente estoy en la cama con todas esas mujeres, es una maldita orgía mental, a mi alrededor, se levanta una tras otra, muero de desespero y celos, toda la maldita noche; y le gritó: no sos virgen, él sigue siendo un hombre detestable, despreciable, él es un hombre. No pongas tus manos, en mis senos pálidos y firmes, no pongas tus manos en mí, no pongas tu pene en medio de mis piernas, es realmente putrefacto, sin sabor, desagradable y poco ético, y a pesar de todo, estábamos casados durante mucho tiempo, nos mirábamos, y Hacíamos el amor, hasta ayer, que morimos de sida...Autor: Andrea s

Espelucame pa' toda la vida.

Tengo que decir, que: Debajo de la ropa de ese hombre, se esconden preposiciones que te hacen perder la cordura, sobre todo a mí, su vestimenta es el consuelo de mis artificios, para tener límites, límites de no hacer el amor con él, en cada estación, su ropa, es el equipamiento que lo protege de mi ansiedad, aunque nuestros mundos choquen por la manera que mi lengua viperina, lo hiere, también me gusta utilizarla, para esa clase de fines sexuales en su cuerpo; a ti te hago todo, me gusta verte sonreír dentro de mi, me gusta lo que esconde tu camisa, me gusta el recinto espiritual de tus tetillas, el color del bronceado de tu figura, hasta el borde blanco de tu cadera, y el lunar que nace a la mitad de ..., no te preocupes, nada podrá pasar entre los dos, este fragmento es secreto, y tan clandestino, como nuestra historia, este enfriamiento es por la distancia, y mi sequedad es por lo cabrona que me hizo la vida, me asusta no tenerte, para hablar de dos, tengo que empezar por mi misma, sin ti, todo esta peor, así que... Espelucame pa' toda la vida... Autor: Andrea s