jueves, 16 de enero de 2014

Me encanta masturbar a una mujer.

Ver como su cuerpo se estremece, sus ojos se pierden y su respiración se hace mas forzosa. Me gusta jugar con el ritmo y la velocidad, que mis dedos dancen en su entre pierna, mientras mi boca explora su piel, juguetea con sus pechos, dando pequeños mordiscos, sutiles pero apasionados. Me gusta arrancarle gritos y una que otra palabra sucia. Me gusta que se despoje de todo prejuicio y sea quien desea ser todo el tiempo. Me gusta que entre la lujuria y la pasión me desgarre, que se haga mas frecuente su respiración, que arda la piel y justo en el éxtasis del momento, llegue al clímax cortando con un grito. Un grito diferente, uno que es mas silencio. Como si muriera momentáneamente y despertara con una sonrisa, una completamente sincera. Me encanta masturbar a una mujer, por que cuando acaba, significa que apenas empieza lo mejor. No estoy hablando de sexo señores, hablo de esa complicidad, esa intimidad que solo se consigue con la confianza mutua de hacerse el amor... Autor: Anónimo

2 comentarios:

  1. Ata mi sereno con una nube del cielo, liga mi pelo con una flor tercio pelo, liga mi risa con el viento y la brisa...que no quede molecula mia libre de tiiiiii! Que se vaya el temor muuuuy lejos de mi! Quiero ser protagonista de un nuevo Universo...volar sin temer..sabiendo que en ti me sostegooooo! Atame! Liame! Amarrame! Que se extiendan mis dedos que te quiero tocaaaar (Mati Covarrubias)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fascinante rene! Si tienes de tu autoría no dudes en decirme. Sería placer publicar tus escritos.

      Eliminar