martes, 16 de diciembre de 2014

Esperar algo que nunca llego

Parece que ya me hubiesen dicho que iba a caminar en círculos toda la noche, mi terquedad no me dejo ver más allá de mis emociones, por cada escalón que subí, sentía que las esperanzas me escupían desde el techo, cayendo danzantes en mis mejillas, mi sonrisa estaba sostenida por dos palos de escoba de par en par, con los brazos colgantes de paciencia, los ruidos disminuyeron toda la velada, mientras me pregunté porque el miedo y la duda me acechaban sin control, estaba en plena soledad, me empezó a gustar y me quede esperando por nada, disfrute el placer incontenido de no mover un dedo por varias horas, me levante y como si nada perdí uno a uno, los recuerdos que intentó mencionarme cuando ya no quería volver a verle, fui a parar al mismo lugar de siempre desde que se fue; las pesadillas son constantes, las tengo por costumbre gracias al sentimiento de extrañar a una persona que ya no existe en mi agenda, sonreí más de la cuenta, era ayer cuando necesitaba ponerme en pie con su mano pálida. Parecen sueños que no acaban de los cuales nunca me despierto, excepto a la misma hora, donde me levanto sudando, agitada y temblorosa de terror, porque me quedo su aroma impregnado en la tela de mi manto, tengo que lavar las sabanas una vez más, entre tanta pendejada hubo más confusión, menos conectores para darle sentido a esta mierda, desde que me dejó esperando con un flor desabrida rosada y el abrazo que nunca me pidió, ya que estuvimos separados por un montón de metal oxidado, viejo y el tiempo necesario para darnos cuenta que no estamos hechos el uno para el otro, que voy a morir de a poco o a gritos por la disolvencia de tu impaciencia, por las ganas de abrir las otras barreras que nos separaron, por cerrar las ventanas, y verte por última vez en el reojo de la escalera…Autor: Andrea s

viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Porque sera?

Nos escondimos antes de que anocheciera, habíamos visitado todas las veredas del pueblo, mi cabello estaba algo espolvoreado con la brisa de aquel día, me lo recogí mientras la blusa se levantaba, mi ombligo se destapó, metí mi falda en medio de mis piernas y me agache para recoger la moñita, quería hacerme una cola de caballo y seguir campante por la carretera, pero lo único que notaba era que mi falda se alzaba inocentemente para provocarlo, trague en seco cuando se dio cuenta de mis intenciones, pero no podía controlarme, mis hormonas estaban a millón, tenía que aprovechar ese momento, a como dé lugar intente resbalarme en sus brazos, olvide casualmente la ropa interior en la choza donde una vez lo bes, mientras tanto el ignoraba mis agravios, mis delirios nocturnos y la tembladera bajo las sabanas por unos segundos cuando estoy completamente sola, empiezo a gritar su nombre completo; Estábamos pipones del almuerzo, sin darme cuenta se había recostado en la cama de paja de aquella finca, por unos cuantos minutos, no era la mejor hora para jugar como infantes, solo quería verlo dormir, ignorante que mis ojos lo rodeaban, lo detallaban, lo observaban, ingenuo de las ganas que mi cubre lecho le tenía a su sudor, hasta cuando se quita los zapatos de campesino local, este es un deseo feroz que me hace caer desde una gran altura, le susurre mientras dormía, hasta desvanecerme en su piel, dulce y olorosa cuando las gotas de la cascada se posan en él, le he visto ducharse, me he metido atrevidamente pero no resulta nada, nuestras pieles solo se rozan bajo el agua, nos frotamos y siento cosas desde los pies hasta la cabeza, sin las más mínimas intenciones de amor, no sé qué hacer después de estar cerca de él, desnudos y a solas, pero pareciese que su cuerpo se hubiese puesto de acuerdo con la sabana para traerme recuerdos del ayer, la temperatura en la habitación aumentaba por el ardiente sol de afuera, me dieron ganas de acompañarle por un ratico, mis manos no se conformaban con tocarle suavemente, él lo sabe, el conoce cuanto sus besos me hacen sorda a los sonidos del alrededor, al juntarme a él todo esta livianamente preparado, me abrí de par en par, me solté el cabello, espere que mi cuerpo eructara sus vibraciones, me erice muchas veces, me fui despojando de mis cortos chiritos, me acosté encima de él mientras dormía profundamente, olí su cabello, frote sus mejillas, sin tenerlo tan dentro, estaba tocando el cielo, me estaba desplomando en sus brazos, era mi perdición, el pecado de una joven, la libertad de un soñador, la tristeza de sus rechazos, mi alegría y mi razón, ¡ay de mí!, ya no puedo dejar de quererle…Autor: Andrea s

martes, 9 de diciembre de 2014

Libro Ambiguo

Una niña pequeña en los brazos de incontanbles pechos varoniles, Parecen vanas mis suplicas, una vez mas mis dedos pesan al pasar de letra en letra, de la gloria a la tragica cama de sabanas usadas, me cuesta escribir algo agradable para quien no se tiene certeza de fidelidad, mucha palabrería, no es carnal, su cuerpo parece estable y su mente navega entre pechos desconocidos, pálidos como los míos, pieles secas, usadas y frescas, alguien que quiera leerme por dentro, saborearme como si nunca hubiese probado el placer, no importa el cuando, como y porque; quiero que cuando llegue el soñador indicado se asome con un ramo de inexperimentados nombres, por si fuera poco, me explique el porque de su demora, que me coloque un apodo, tratame como si fuera un libro inexplorado, ambicioso y suspicaz, ¿quien me mirase con ganas de abrirme en cada pagina?, no pongas tus manos llenas de saliva en mi, se delicado y usa un liquido especial, alguien que pronuncie un apodo unico, no repetitivo y diferente como suelen hacerlo con mi pobre corazón, que no lo hayan utilizado con cualquier mujer, quiero algo mas, que me pertenezca, ¡si, he sido mala!, pido piedad, aun espero mucho de los demas, quiero un poema irrepetible, porque las palabras tuyas ya me los conozco, y los que leí estaban desabridos, me lastimaron y fingi amar, cuando me escapaba en unos de sus delirios, mientras nos haciamos... uno, realmente me hice una con muchas mas, porque en su mente y su piel jamas se iba a disipar su olor, traia consigo las guerras peleadas, me calle y trate de amar en cada punzo, la suciedad de sus pensamientos, nadie lo sabe, solo son secretitos que me atemorizan, el pianista toca al son de sus dedos, yo escribo gracias al sonido de mis teclas, porque mis ojos son el perjuicio de ver la moralidad de tu trato, le dejo ver mis pantis mientras se enloquece por correr tras de mi por toda la habitación, y aun asi, sigue su mente en los recuerdos que pude leer de su puño y letra a rostros extranjeros al mio...Autor: Andrea s

A DONDE IRÉ A LLEGAR

Caen las lágrimas de mis tristes pensamientos, no he podido dejar de pensarla ni un solo instante, he sabido cómo mantener fuerte ese sentimiento y el inmenso río violento que corre dentro de mí cuando le recuerdo. Son las melodías de las estrellas, son los acordes de un piano, son los días grises, horas enteras en un ordenador escribiendo, miradas fijas a una fotografía que ocurrió sin ocurrir y un pensamiento inscrito y tatuado que asecha cada milisegundo de mi existencia, es una rutina que debo sostener y confrontar día a día. No tengo nada que valga la pena, todo lo perdí, todo está perdido, sin ella nada es lo mismo, quiero tenerla junto a mí. Iré. Iré pensando en cómo sacarla de mi mente, aunque nunca logre tal objetivo, pensaré que nunca fue su amor, y viviré como el hombre que sufrió de amnesia y que nunca más logró volver a recordar. Para qué engañarme. Sé, que muy probablemente la amnesia sea redundante en mi caso, pues le recuerdo con gran intensidad, mi espíritu depende de su necesaria existencia, mi sangre y sus proteínas andan inmersas en un caudal de amor por ella; es tanto pedirle al universo que conspire. En un ataúd de hierro vivo, hundiéndome entre las piedras oxidadas que me dejó con un beso inmortal, en una ciudad en donde solo existe ella, y una confusión que derrota y bloquea el más amplio torrente. A veces pienso en mi enfermedad, esa que resulta no vivir en la realidad. El mar de mis pensamientos suele despertarme, y no lo entiendo, no puedo descifrarlo. Un día le hice una canción con pedacitos de corazón, con una pizca de oro y un tanto de oxígeno que me saqué de los pulmones para enamorarle su hermosa conciencia de reina, pero innecesario fue. Esta vida que tengo, donde ella está incluida como si necesaria fuera, me resulta difícil sobrellevarla así; es que de verdad el pensar que sus cariños por mí se fueron, me consume el alma como un papel en la hoguera. Quisiera, pedirle que vuelva y me brinde de nuevo la posibilidad de entrar en su lecho y hacerle un castillo, quisiera convertirle cada pelo en láminas de oro, robaría al cielo su nombre para que me ilumine siempre la EXISTENCIA, compraría el elixir de la vida para siempre estar junto a ella. Aquí estoy cariño, pensándote a cada instante y mirándote a los ojos, no he podido vencer ese amor que por ti siento. En cambio tú, remota y displicente, sin brindarme la luz de esperanza que hoy necesito para vivir, por eso, reina de mi inmenso bosque no hago más que extrañarte y añorarte desde entonces. Mi aflicción me condena, pensar que ya no estoy en tu mente, y que otro asecha tus sentimientos me deja desolado y siento fallecer. Estoy triste, y creo que nunca la olvidaré; A meli...Autor: Francisco Diaz

EN MIS SURCOS CEREBRALES HABITA

Ahora no sé cómo poder olvidarla. El tiempo se fue y consigo esos momentos gratos y complacientes que su presencia me dejó. Claramente desde que la conocí ha sido mi más retado sueño, atreviéndome a decir que frustrado está, ya que no existen los motivos ni las razones para establecerme en su mundo. Este es un escrito más, un pedazo de letra en el cual quisiera decirle todo lo estúpido, ingenuo, iluso y desalineado que soy, pues muy seguramente ella nunca me leerá ni sabrá que existe en mi mente. No creo llegar a encontrar otro más crédulo que yo, en excepción esos que quieren visualizar al mismo dios, aunque estar con ella es algo similar. Desde que me dejó, se ha convertido en mi recuero como una violeta coronada de espinas, que llega a lo más profundo de mi alma perforando el más intrínseco momento de paz. Es que si no fuera porque sus ojos tienen color de luna de día con arcilla no tendría argumentos para recordarle. Realmente no sé porque he de recordarle tanto, si pudiera, viajaría a mi corteza cerebral y preguntaría a mis neuronas por qué sus neurotransmisores tienen su nombre y su imagen, pero no puedo, lo siento, la quiero. La quiero como se quieren ciertas cosas oscuras; secretamente entre mi sombra y mi alma, no sé por qué la quiero pero lo hago. No obstante, ese cariño que le guardo se asemeja a esa planta que no florece pero guarda dentro de sí escondida la luz de una flor, pues desde que la conocí, me inundó su energía blanca que lleva siempre como el viento entre las montañas, y es una dura realidad que no sepa, cuánto la quiero. MC....Autor: Francisco Diaz

domingo, 7 de diciembre de 2014

Antologia del desencanto a una sirena

Fue en ese entonces cuando empezó el viaje por el mar,el cual no había conocido nunca. Aquel sujeto, experimentando nuevos horizontes y dispuesto a asumir los riesgos que resultaba el tener que forjarse un rumbo incierto sin prototipos de futuro, y un etcétera de experiencias por las que debería pasar con la condición de enfrentar el destino. Esas costas desoladas y con profundas aguas que empezaban a asesinar el más tranquilo momento de su vida, la soledad y el desencanto propiciaron su presente. Afuera llovía y la historia aún no terminaba. Su cielo nublado y su ambiente árido le causaban pensamientos obscenos y terminales, aparecía borracho en las noches y romántico en las mañanas; en su rincón cada momento hablaba con su guitarra, ese idioma confuso y complicado de entender, pues ella le respondía con hermosas melodías y acordes que proporcionaban color a su paisaje pero nublaba su conciencia. Nada le importaba, su fortuna cayó en el infortunio y la necesidad de surgir iba en línea recta vertical descendente, pues los motivos y las ganas desaparecieron la última vez que intentó añadir a su instante un íntimo de sentimiento. Aquel mar en el que se encontraba aventurado, embravecido e insurrecto rompió todo el esplendor y su encantó culminó, la nave de aquel sujeto fue consumida y no quedó otra cosa que los restos de un pasado aparentemente sólido y estable, sin embargo aquel sujeto que en la desolación tocaba la guitarra, sintió que unas manos recogieron su espalda y guardaron de su existencia por un momento más. Era ella, una sirena de Ojos negros resplandecientes, sonrisa abrumadora capaz de albergar siglos de paz y alegría, silueta con el error de llegar al límite de la perfección, y una voz cantada por almas benditas y coros de milagrosos ángeles que caen el cielo añorando tan deseado cariño. Su pelo vestía hermosas flores y su mirada de aurora causaba encanto por todo el lugar, era la mujer más bella que había mirado, así la había soñado. La vida de aquel sujeto consistía en contar cada lucero del firmamento junto con la presencia brillante de su sirena, ninguna mujer en su realidad había inducido tanta esperanza en la holgada fantasía de su existencia, aunque sus vidas eran distintas nunca dejó que quererle y siempre pudo amarla con límites indefinidos. Llevarla en su corazón y mente no era ningún enigma, sin embargo el traerla consigo en materia física le resultaba un arduo trabajo, pues el destino quiso encontrarlos, pero fue cruel al no dejarlos unirse para ser feliz. Adiós sirena! Cómo hago para amarte tanto, cómo pudiste adueñarte de mis sentimientos. Con lágrimas a punto de caer de sus pupilas enfrentándose a la penosa idea de tener que encarar a lo que ahora sentía por ella, sin ella. Pensó que tal vez la muerte sabe que al final siempre alcanza a la vida, por eso probablemente él tendría una vida de ventaja, y fervorosamente cada noche en compañía de la luna y las estrellas clamaba a sus caminos las ganas de querer estar con ella un poco más. Quiso vivir dos veces en la vida: una de mentira, la otra de verdad. Equivocarse para ya no equivocarse, conocerla y no dejarla equivocar. El problema resultó inmenso cuando se dio cuenta que no podía aplazar sus pensamientos ni dejar de insistirle a su conciencia olvidarse de su amor, pues ese cautivo que lo tuvo preso estuvo presente y vivo cada minuto de su vida, y ahora no podría superar ese amor que le produjo el haberla encontrado en su existencia. Quiso abrirse el pecho y regalárselo. En la mejilla estampada el retrato de aquella sirena, y en sus labios marcados los besos que una noche florecieron de un amor corto y efímero que tuvo lugar en una de las mejores partes de su vida, esos recuerdos que lleva adheridos a su mente como el oxígeno a su sangre dan aliento a la tristeza y nostalgia crónica. Sus deseos afligidos lo llevan a cavilar que si todo es mentira, en la próxima vida, quiere volverla a ver...Melitza.C “Adiós sirena”... Autor: Francisco Diaz

TRISTE MORTAL

He me aquí. Aferrándome a lo incierto y clamando a lo imposible, no he sabido como quitarme se encima esa ausencia crónica y los pensamientos que existen cada vez que nombro las sílabas de su nombre, yo tanto que la anhelo y vivo cada vez que veo sus imágenes como recuerdos grapados en mis células. Y ella, tan distante y complicada, he olvidado su lejano cariño ostentoso, ese que un día me dio y como un fantasmas actúo al dejarme inmerso en el olvido. Ahora, percibo las colinas de su omisión entre los ríos del inmenso caudal que corre por mi mente, y claramente vivo dudando de ese relevante cariño que por mi sintió...Autor: Francisco Diaz

lunes, 17 de noviembre de 2014

Furtivos de amor, presos en el cariño

Fue un sentimiento mutuo, no estamos pecando, parece una conexión solo entre los dos, cuando nos miramos como niños inocentes, no estamos haciendo nada malo, solo disfrutamos la compañía del otro, esas ganas inmensas de levantarnos de nuestros asientos, tomar nuestras manos y danzar en la melódica noche, no pedimos más nada, solo un instante para saciar unas pequeñas ansias de ser niños otra vez, profetizamos nuestro encuentro en sonrisas y visitas a escondidas, en latidos fuertes que solo los dos entendemos, es imposible controlar el impulso cuando ya se tiene a quien te quiere, pero es inevitable no sentirse complacido con tanta curiosidad, en silencio somos como el resto del mundo no quiere que seamos, y evitamos besarnos para no prender los comentarios, pero con las miradas hablamos a nuestro lenguaje, de nuestra manera, y soy feliz solo mirándote esta vez…Autor: Andrea s

¿En la otra Vida?

Con 16 o más lunares que empezaban a delirar en el techo de mi habitación, que parecían bailar a un ritmo desacelerado, por un jodido segundo creí que iban a morir de infarto, cayendo lentamente del cielorraso a mi cabeza, sin nadie que los pusiera en su lugar, una carroza de corceles de muchos colores, que me invitaban a salir de la cama para mirar el tráfico de carros por la madrugada, por un instante quise olvidar mis inseguridades, miedos y temores , seguía Soplando una brisa por mi ventana, fría y dudosa de lo que pasaría entre los dos, parece que la llave de la gotera estuviese cerrándose por sí sola, o es que al pasar por ella, la cerramos de a poco sin darnos cuenta, te he mostrado todos mis escritos, pero hay excepción esta vez, no creo que alcances a ver algo como esto, porque me siento desfallecer y aun no sé si podría mirar los carros de la carretera, caer contra el pavimento y seguir soñando contigo, me calcare tus besos en la espalda punteada de lunares, a ver si así podre no sentir el frio de la brisa, tu mirada distante cuando finges mirarme, porque sé que dejare de sentirme sola algún día, cuando te hablo y no escuchas mis palabras, nada tiene sentido, si tan solo gritaras de vez en cuando que te atormenta, si es que me extrañas por las noches o simplemente quieres compañía alterna, no quieres que me vaya, no quieres dejarme ir, no quieres que duerma sin pensar en ti, pero cuando me acerco demasiado te rompes en mí, lanzándote de una manera tan fuerte que no puedo sostenerte, quieres que alguien te escuche como yo lo haría, pero el ruido externo no deja que oigas los latidos de un corazón nervioso, porque entiendo que nos cansamos, entiendo que al final del día podremos terminar abrazándonos como si nada pasara, ignorar la gotera que escasea y sufre automáticamente aumentando el precio de la factura, los lunares desaparecen porque son arrancados brutalmente, escribo como si fuera una melodía de piano, mientras sigue la maldita carrera de las carrozas de carnavales en tu cabeza, tocara silenciar toda oportunidad de que te alejes, acelerar la escases de líquido en los cartílagos, y negarle a la huelga a la incertidumbre en los huesos de mis manos, tiembla mi pulso para escribir letanías de paz, tengo el corazón goteando, y no te has dado cuenta que estamos a punto de olvidarnos, como ya lo hicimos una vez…Autor: Andrea s

domingo, 16 de noviembre de 2014

Que lo lea, quien quiera

A veces ignoramos un ideal amor, sentimiento puro que se ve obligado a ser confundido con la obsesión, que acecha como hiedra venenosa, volviendonos esclavos de la putrefacción, aberrante y miserable, cuando olvidamos que es realmente apreciar, desperdiciamos tiempo desconfiando de las personas a nuestro alrededor, y es por esa razón, perdermos lo que más amamos, o por no saber controlar el impulso de hablar más de lo que deberiamos, en mi vida han ocurrido catastróficos eventos, donde en la espada y la pared, solo es una liviana pluma que derrumba edificios, construidos con saliva y sudor, desparramandose como abeja reina, en su panal de miel. Nos exprimimos de una manera sofocante, que nos calcina el alma entera, y nos vuelve frágiles como leche recién bebida, abandonamos de punta a punta nuestro dominio, y control, para ser cruelmente desgarrados por el amor y la muerte que sella un cuerpo, de tanto amor...Autor: Andrea s

jueves, 30 de octubre de 2014

Don Francisco

El dia ha terminado, todos se han marchado, excepto el hombre con su camioneta negra, tenia una vestimenta neutra, parecia tan distante, pero ¿Qué hacia ahí?, hace tiempo no se le veia por estos lares, ese hombre tan misterioso, frio y palido, todos estabamos dolidos por Camelia, todo el pueblo llego a despedirla, tal vez se hubiese salvado la hermosa camelia, de caderas sencillas, de piernas delgadas, de brazos flacidos, de cabellos pulidos y de sonrisa esplendida, con sus labios partidos y quebadros, si la indulgencia del pueblo se hubiese acabado en su debido momento, muchos me contaron la historia de aquel hombre con aspecto de ganadero, (nunca la crei), hasta que me acerque mas de lo permitido, por un miedo y las supersticciones de muchos alrededores me abstuve de correr hacia la curiosidad, me acerque con tal valentia porque me acompañaba Mami Sofi, en sus ojos desgastados habia un brillo celeste, una luz parpadenate que gritaba alegria, estaban escondidos muchos secretos bajo su puñal de ladronzuelo, bajo sus pestañas en cada parpadeo me hablaba de un sueño frustrado, queria ser doctor de un aldea cercana, o cirujano, realmente no escuche muy bien, porque sus huesos quebraron al pronunciar el nombre de Camelia, pero las posibilidades de no pagar una carrera tan costosa en aquella epoca, aumentaban, como la gripe, el ebola y las embarazadas que no usaban ropa interior, por la humedad de las lluvias, guardaba un reverendo secreto, un cadaver, y un apostrofe del amor que nunca pudo ser, tenia en su mirada una impotencia de tener lo que nunca pude tener, un amor de maquina ochentera, o alguna de esas noches, donde su dama pudiera trepar el arbol, uno que estaba cerca de su ventana, que le impedia escaparse de la vigilancia de los simios (se le conocian a sus guardaespaldas); todo eso lo supe con tan solo mirar de reojo, la profundidad de sus ojos azules, era un hombre desgastado, pero note que en su juventud fue atractivo, pero esa tarde no me parecio indicada; Es una buena época (pensé, mientras me asomaba por la ventana, preguntándome de qué escribiría ahora), escribí aquel encuentro con ese hombre, su nombre era difícil de aprender, en un pueblo donde se conocen las caras y los apellidos, solamente me acuerdo de su triste mirada...mientras sucedía esto, deje pasar de una a una estación, la gente del pueblo era la misma, sacaba excusas y sombrillas, y empecé a desempolvar libros, aprender sobre cirugía cruda, para sentarme en una silla cómodamente, y sacar el pretexto de no ir a la peluquería, (por muchas razones) o solamente recordar que el precio de la belleza, descose mis bolsillos, o también inmortalizar que ciertos cabellos (como el mío), los peinados necesitan un trato especial en estas fechas, lejos de la lluvia (reseca y fría), que solo sirve para inspirarnos en escribir el primer desaforado pensamiento, comparado con aquel hombre conocido en todo el departamento como Don Francisco; creo que una llama lo hacia olvidar de las cosas esenciales; Día 13, en esa bitácora, no hay lugares firmes, hay líneas entre cortadas, víboras ardientes que absorben la inocencia, y un hombre con aspecto frágil y un repleto de impotencia por Camelia, la hermosa Camelia, que tenía desesperado aquel hombre con un sueño ardiente, lo único que supe de él, es que años después, vendió sus bienes y poseciones, dejo un ramo de flores en las puertas de la gobernación, donde estaba el padre de Camelia, y se marchó al amazonas, a cumplir y salvar las vidas de muchas Camelias.. Autor: Andrea s

sábado, 25 de octubre de 2014

Historia del Medioevo: "MECHUDO"

Ya me habia acostumbrado a su olor fragante de buen caballero, es uno de los aromas mas penetrantes que se han cruzado en mi vida, lo conoci errante y mechudo en los alrededores de la villa, no pude contener el deseo de volver a verlo, que lo llame ciertas veces, mientras paseaba con mi nana, era tanto la sorpresa de mi cuerpo ante los plieges de su enchurados cabellos, que en la segunda cita le propuse un par de cosas, le di un beso, y accedi a ciertos impulsos, sus manos estallaron en mi ombligo y mis dientes en su pierna media, a razon de que me enseñara porque era satisfactorio amar; Una dama, una doncella, no puede hacer esta clase de propuestas, y menos a errantes mechudos con aspecto sensual e incontenible, la mitad de mi closet guarda su perfume, otra parte se perdio en su infalible alcohoba, y el resto de mis vestidos hacen una larga espera, en la jodida fila, mis faldas ironicamente desean ser sorpresivamente despojada por sus manos; con estas razones, me era imposible aguardar en mi castillo, esperar que pasaran las horas sin él, Ja ja ja, ¡maldicion!, asi que me era dificil no ir a sus tierras, para ojear un poco sus actividades, ver sus gestos, morder su espalda, aruñar el ombligo, mencionar hasta lo que no se le permite decir a la gente culta, pero siendo como acostumbro ser, lo diré: “montarme en sus hombros, y hacerlo disolver en sudor, en tres horas y media” , le tome por sorpresa, aunque creo que los latidos del corazon le avisaron que iba directo a su aposento, me urge llegar con rapidez, cruce un amplio rio, bravo y solapado, en una carroza de un humilde campesino de aspecto noble, estabamos algo cerca, y parecia que si no llegaba en menos de minuto y medio, mi corazon se iba a adetener, y el unico culpable, seria ese hombre, porquien mi ropa habia perdido la cordura, en este caso los buenos hilos, cuando lo encontre, estaba distante, opaco y , tome la decisión de pedir perdon por equivocarme, herirlo, lastimarlo, disparale como pajaro durante estos 10 meses, por los cuales tuvo que pasar fuertes y sangrientas batallas, donde las controversias encendieron al pueblo de aquella villa, el mechudo caballero, era valiente, leal, y audaz; explicarle que luche desde mi abandona castillo, para irle a ver, solo para complacer a mis vestidos, ¿Cómo disculparme por esto?, cuando llegue tuve la osadia de devolverme con el mismo coraje, con el que me monte en la carroza, me susurro: ¡detente!, ¡Oh, una luz! O ¿un regaño?, no pude contradecirlo, subi aquellos escalones pensando en desmallar, para ver si de una buena vez caia en sus brazos, ademas tengo una masoquista pasion por las zapatillas altas, me miro, cuando lo mire, reinó en sus tierras, un amigo de la incomodidad, el silencio; no pude esperar y lo bese, como esa vez, que lo bese mientres me insultaba con muchas palabras que no recuerdo, estaba tan concentrada en su enojo, sus cachetes sonrojados y sus ojos enfurecidos, de rabia y de celos, pero solo aquella noche me lo hizo saber, nos besamos, y mi vestido se despojo sin mas, cai en esos brazos, no son de escribano, no son de pintor, no son brazos de escultor, no son de artista, no son de comerciante, no son de curandero, no eran de espadero, ni tinturero, ni carpintero de ribera, no eran brazos de cantero, ni mucho menos brazos de mareante, eran los brazos mas comodos que me habian acurrucado, tan bien, muy bien, (suspirando), ¡Ay mi noble vasallo de amor, mi amante!...Tu esclava fiel. Historia de amor…Autor: Andrea s

lunes, 20 de octubre de 2014

Mojada en complicidad

Soy un amante, aquella que muerde ferozmente tus pasiones, a veces solo quiero quedarme en silencio, es decir, escuchar junto a ti una buena melodía de jazz, beberte de a poco, beberte como el vino, que las horas pasen lento, resbalándome en tu sudor, porque necesito tiempo, tiempo para tocarte entero, besar cada parte, estallar en tu cuerpo, para que no te quejes de soledad o abandono; saborear los besos de tus labios, la saliva de tu paladar, mimarte, coquetar un poco, fumarme un cigarillo, follarte entero, caer en el juego de tu lengua, mirarte o esperar que hagas lo mismo.
dejame analizar tus ojos en silencio, para aprender de ti, para no utilizar mi voz aturdida, y ser más sutil a la hora de manejar suspiros, caricias, no te voy a negar que me gusta tocarte, oir cada latido, sobretodo cuando estas excitado, es fascinante besarte y desearte, con esa intensa pasión, me gusta que te desesperes por tenerme, me gusta que esperes por mi, recostado buscando mis piernas, haciendole cosas a nuestros cuerpos, con el vapor del placer en los poros, y desear que te vengas en mi, como esta lírica que gotea en tus oidos como la indirecta más sucia, que te propondría una mujer, tu mujer, ¡Mi amor, Mojame Entera, mojada en nuestra maldita complicidad!...Autor: Andrea s

viernes, 17 de octubre de 2014

Descripción de un libro

Su nombre es Andrea Serrato, es una chica de cabello negro, dedos curiosos, uñas comidas, grandes ojos, cuyas lumbreras son ventanales donde todo entra con destreza, manos necias, boca preguntona, tiene la discapacidad de resignarse con facilidad y equivocarse en sus elecciones, pero lo irónico es que siempre termina agrandándole a su reflejo pálido; Ha escrito tanta mierda, que no recuerdo con exactitud, la razón de porque a primera vista le cae mal a todo medio jodido mundo, debe ser por la obvia razón, de ser una estrellita que parpadea, con sonidos, efectos, gritos, y palabras fuera de contexto en el momento menos indicado, como una patada en los testículos, lo bueno es que su ingenuidad, no le deja ver mas allá de su larga nariz de rola, hace muchos meses público un libro llamado, Otra vez mi general borracho, donde narra esos recuerdos que se borran con facilidad de nuestra mente, al contrario de los pésimos . “Creo que se acerca el mes más bonito del año, aun sabiendo que tengo pocas memorias de los buenos diciembres, sin embargo, sigo supongo que estos dos últimos años han sido diferente, era una estudiante de la universidad, que pasa por desapercibida, a la hora de tener popularidad, cuando empecé a saborear a profundidad el largo costo de perder, ganar y negociar tus ideas, lo digo, porque soy de una estatura promedio, que se encuentra por debajo de la mirada de algunos, que para poder entender mi manera de actuar, tendrían que analizar los gestos, las miradas y las sonrisas, que suelo dar a gran parte de la población, quienes por extrañas razones, pero nadie lo hace con tanto esmero, suelen hacerme daño, y no soy muy inocente; la otra parte de la población dicen que soy un poco ingenua, mis amigos me dicen Andy, ese nombre surgió de la resignación a mi nombre masculino italiano, la mayoría de mis escritos empiezan a tener un énfasis, por algún suceso ocurrido, ya sea en cualquier espacio, lugar o tiempo, pero a diferencia de lo que leerán no es un escrito con razones, tal vez todos carezcan de coherencia, pero es lo que soy, una libre poesía atada a una creencia, una fe, y unos zapatos de talla pequeña, un calzado, que suele encontrarse en la zona de niñas, un cuerpecillo de polvo blanco, quemado por la insolación de mi ciudad, que les digo…Hace muchos años, desee tener la capacidad de poder publicar novelas, obras, libros repletos, para que nadie dijera: ¿Qué es esa mierda?, pero hace pocos dias deje uno de mis zapatos talla pequeña, en un bulevar del país, deje la avaricia, deje la terquedad, y comencé a ganar un poco de dinerillo, amigos de piedad, quienes suelen desaparecer después de apaciguar la tormenta.”…Autor: Andrea s

viernes, 3 de octubre de 2014

Meses sin taladrar en llanto

Hoy que no estábamos juntos, que estábamos dispuestos a olvidarnos un poco, estábamos más cansados de nosotros mismos que de costumbre, que el ayer solo era un dia calenturriento, hoy, solo eran llamadas dislocadas en el balcon de un submarino, no existia ese sentimiento de ansiedad, me parecio a ver visto a todos los hombres del bus con los ojos vidriosos, o tal vez era mi reflejo en sus miradas, buscando el rostro de aquel hombre que no respondia mis mensajes telepaticos de amor, estaba cansada de soportar sus cuerpos, pero peor aun, estaba cansada de un dia traginado, esas ganas de soportar la soledad, sin ganas de llegar a casa, a mi solamente me hacía falta un abrazo feroz, tenía el presentimiento de una llamada (la que llego mas tarde que de costumbre), me envene el alma en cada estación, que al llegar a casa, estaba lo suficiente drogada para no sentir la soledad, 1 minuto antes y tal vez hubiese recuperado mis ganas de seguir en el bus, la ciudad tenía las calles vidriosas como los ojos de los hombres, me hacia falta cada vez más, y seguía ignorante, sin comprender porque dure tantos meses sin taladrar en llanto, aun asi las lágrimas seguían desparramadas en una esquina del bus...Autor: Andrea S

jueves, 31 de julio de 2014

Bitter Sweet Symphony

2014, En este punto de mi animosa existencia, tengo que resaltar el amor de Dios otra vez sobre mí, porque ha sido bueno y maravilloso, también lo agradecida que estoy con muchas personas que me salvaron la vida, han pasado 17 años desde que tuve el privilegio de pisar tierras mortales, mi vida se torna algo interesante, para ser franca, no tengo quejas en ella, excepto las vivencias que me marcaron levemente, pero agradezco por cada una de ellas. A veces (no todas las veces), siento que duermo profundamente, mientras mis latidos disminuyen poco a poco, parece que tratara de huir de este lugar, solo Dios sabe lo que siento; tengo una vida tan envidiable, lo que me ha hecho perder varias amistades, por dicho motivo, empiezo a tragarme los triunfos, causando una frustración, esta misma frustración me genera desgarre sentimental, y suele darme igual escribir o no hacerlo, sobre todo en cualquier aparato tecnológico, también me gustaría escapar, una de estas tantas madrugadas (nuevamente) para aventurar las estrellas, navegar los navíos, pertenecer algún grupo ecológico, alguna banda revolucionaria, tal vez morir atropellada por algún irresponsable conductor (quien al final no paga condena), mi resignación es esta, pues en este país los soñadores se esconden, ¡muy cobardes!, metidos en muchas cortinas (bajo tierra), en un silencio profundo y fácil de olvidar, o solamente empezar a rayar las paredes de esta ciudad, ¿ya qué?. Soy demasiado ingenua y confianzuda, supongo que inocente no, creo que la inocencia la perdí, viendo cosas, esas cosas que le pasan a otros y otras (pero a ti no te suceden) no eres demasiado popular para experimentarlas; Me di cuenta que el matrimonio de quienes me rodean, no son más que golpes detrás de una cortina agridulce, un sabor de placer y regalos materiales, me di cuenta que el amor se demuestra siempre, me di cuenta que pasaba horas pensando solo en mí, que presumía más de lo permitido y renegaba el cariño que se me había otorgado, que los bienes al morir solo dejan intriga y resentimiento, que los únicos amigos están en tu imaginación, que la mayoría te traiciona, pero al final necesitamos de otro para sobrevivir, en un mundo como este, lleno de calañas, mujeriegos, ninfómanas, de hambrientos, sedientos, de malos, hipócritas, avarientos y personas humildes repletas de valores, me percate de ver las noticias del mundo más seguido; pues una jovencita como yo, creo que es muy importante tener conocimiento de la situación de su país, resalto que me gusta la política, pero no me pasa de la lengua tanta incertidumbre, desigualdad e injusticia. Son las 07:54 pm, jamás me había sentido tan frágil, es decir, podría escribir esto, mientras escucho melodías, y lograría llorar como niño recién nacido (puedo fingir lágrimas, mi padre dice que es una de mis características), a pesar de mi corta edad, siempre he tenido el don o la capacidad de redactar, pero no es mérito para ganar concursos; aunque no soy invisible, suelo caminar por las calles y sentirme parte de la cadena, esa hilera andante para cruzar la calle, o la trayectoria de la estación a la universidad, tengo lo que una vez desee, y aun me falta, pero ¿A que costo?, para muchos es una arma de doble filo, yo lo prefiero llamar, un aposento de mis sugerencias y criterios personales, estoy cómodamente hecha un parasito momentáneo, pero en esta agridulce melodía, nadie tiene el control de algún desastre natural, como la plaga que cae sobre este jodido mundo, hablare sin tapujos, ¿ya qué? Sabemos que este gobierno fuertemente construido nos está matando a todos, con tanta mierda andante en el poder, suelo sujetarme en dichas ocasiones, pero cuando bebo alcohol, me volveré tan naca, tan corriente, tan vulgar y simple como los riquillos que manipulan a las masas, lo sé. Tengo unas amigas increíblemente valientes, con historias trágicas y realmente emocionantes, aunque sean para muchos, un motivo por el cual se debería señalar, incluso pase por esa etapa hasta que aprendí a entender, tengo padres excepcionales, de ellos puedes fiarte con los ojos vendados, lo digo porque estuve ciega por tantos años, sin percatarme ni percibir señales para mantener mi vida (dejar que la sangre corriera por mis venas), tengo parientes defectuosos y sabios, a todos nos suceden cosas como estas, pero no todos nos libramos de salir ilesos...Autor: Andrea s

Un soplo

No había llegado tan lejos, desde que perdí partes del cuerpo en una guerra, que ni yo misma recuerdo, supongo que fue una batalla dolorosa, que marcó cicatrices en lo más profundo de los tuétanos y mis huesos, se sumaba la realidad a mi vida, empezaba a madurar de una forma drástica, no escribía líricas, era del común y me aproximaba a graduarme en contra el izquierdismo, no sabía que escribir, me parecía tonto y la flojera me cogía de una manera cruel y despiadada, el click de la pantalla era intermitente, lo mismo le sucedía al celular, pensaba demasiado, y era lo único que agradecía, lo que me mantenía consciente sin alteraciones, si alguien lee esté texto y puede entender esto... Escribanme. Autor: Andrea s

martes, 24 de junio de 2014

Rumbo a la gloria

¡Wuao!, fue lo único que pude decir cuando lo miraba fijamente, tratando de ocultar mi interés en la delicada forma de su mentón, (me fue imposible). Tenía una curvatura entre sus mejillas y sus labios, que no sabría describir con exactitud la belleza de su angelical rostro, les digo, no es la clase de tipo que simpatiza al instante, lo sé porque de tal manera tengo que analizarlo para no equivocarme en lo que estaré a punto de decir, más bien, aquí entre nos, es la clase de hombre que abre una cavidad pervertida en mis criterios femeninos, pues soy esa clase de mujer que se excita al ver su cabello revoloteando sobre la silla, con una volatilidad tan intensa y una naturalidad tan espesa, como el día que puso sus manos sobre mi ombligo, y desperté siendo una mujer, a veces siento una cantidad de baba salir del orificio, es la revocación sensorial de mi exuberante sentido, es decir, me entra la calentura, al parecer los cabales de este escrito han perdido la dirección, pero dime... ¿como no salirme del contexto, si en este instante empiezo a recordar su piel?, se supone que no es delirio, que es ciertamente verosímil su existencia, pero casi siempre, no puedo creer como esta ahí, al lado mío, hablando sobre música, sus sueños, una guitarra diplomática de afinidad, se queda mirando a un costado de la ventana del bus, ciertamente lo veo y me parece una gran idea de comermelo a besos, solo sé balbucear cuando me pregunta algo, pues me desconcentro con facilidad, por la inmoralidad de imaginarme estando a solas con él, si ustedes conocieran la infinidad de su sonrisa dentro de la mirada mía, comprenderían que no es sencillo dejarlo ir de mi casa, después de 10:30 de la noche, tan protegido de la maldad, tan inocente de mis deseos feroces, tan tierno e intenso que no se despega de la reja, buscando una clase de amor, para ser amamantado; no me quejo, pero me encanta hacer de su cuerpo un experimento. Ahora, hay instantes como estos, donde lo miro en silencio, y solo le pregunto a Dios, ¿Qué tengo que hacer, para que me lo des de regalo?, no estoy diciendo que sea un capricho, o que él, sea un objeto móvil, simplemente sé, que soy la mujer indicada para amamantarlo de amor, cubrir su pecho con recetas manuales, saborear el sudor corporal de sus labios, o los vellos que rodean cierta parte de su ombligo, quienes cubren parte de su desnudez, y desbocan hasta el otro continente de su espalda, soy quien puede acariciar sus piernas provocando una leve inflamación en sus nervios, y quien sabe como amarlo hasta el día de mi muerte; tanto así que, aún sigo pensando que hago aquí, viendole como una tonta babeante, pudiendole tomar las manos, y llevarlas hasta mi pecho y decirle: toca, siente y amame, que a de aquí en adelante nada pasará desapercibido... Autor: Andrea s

jueves, 5 de junio de 2014

Forasteros de sextina.

Quédate más, porque pase más de una década inventando poesía para forasteros ingratos, en medio de la ignorancia, el desprecio y la estupidez, buscando entre los arbustos, el cielo y el ayer, la forma más rápida de tener mil y un aventuras, sin necesidad de sufrir ni un poco por las consecuencias; todo estaba a la alcance de mis dedos, hasta que hiciste sentirme con los tuyos, desear que estuvieras ahí, aunque mi error haya sido dejarte ir, y sufrir por tu corta ausencia, que se hacía más larga al pasar los milenios (de esos supuestos segundos), que son martillos clavando en mí, cada vez que te vas, porque siento que te llevas una parte de mí, cada vez que parece difícil la situación y no sabía cómo explicar tantos deseos que tienen aspecto de necesitarte más, pero ahora que otra vez estás haciendo tus muecas en una cama pálida, comprendo que es mejor estar en tu pecho toda una vida, que pasar una eternidad buscándote en medio de la soledad, no sabes lo satisfecha que me siento, pero lo insaciable que me haces sentir; ahora que te asomas con tus gestos en mis desgarres vitales, podre escribir nuestra historia, es mejor pasar mil años a tu lado, que estar un día sin ti, y no podría evitar lo que digo, porque en mi mente, un piano sonara de fondo, con campanas verosímiles, parecidas a medias veladas que caen del firmamento, y te gritare: “quédate una vez más”, hagamos cosas extrañas, besemos nuestras mejillas, toquemos el corazón de los dioses, mientras llamamos el amor, con sensaciones perceptibles a los sentidos...Autor: Andrea s

me acurruca el cuerpo

Hay códigos en las lecturas, por eso me prometí, a mí misma, escaparme de la fantasía y hacerte un fragmento lleno de recopilaciones y jeroglíficos, la verdad, no tengo mucho para ofrecer, seré sincera, tal vez puedas tomar mi corazón (esta algo maltratado, bofeteado y escupido). Prometí escribir algo para identificarnos con el “lenguaje del amor”, algo que entendiéramos solo los dos, todo lo que he vivido contigo; necesito algo más de tiempo, necesitaría 1.000 años, 1 año para mirarte detrás de la cortina, 10 años para escribirte, 100 años para adorarte, y los otros restantes, para empezar a vivirte, pues, no es tan fácil expresar con dos manos y un cerebro, todo lo que estoy maquinando, realmente siento que, puedo hacer esto bien sin que me acurruques el cuerpo. Me sentía muy bien cuando no te conocía, no tenía lugar la tristeza o alguna clase de dolor, fui conformista con alguna oportunidad que se presentara, y en lo absoluto como todas las personas, llore, reí. Me sentía tan bien; pero cuando mis ojos determinaron hasta el color de tu pantaloneta, supe que faltaba algo más en mi vida, sentí que no podía conformarme, siendo solo un parasito, desechado y repulsivo, entonces decidí tratar de volver a verte, pero no aparecías, fue caótico, pero no le di importancia. Siempre estoy necesitando algo más, me sentía amada aparentemente, valorada, y llegue a sentirme feliz, aunque aún no quería apresurarme, pero era lo único que podía ser satisfactorio, respiraba signos de un aire de grandeza, y me lancé a ti, me acurruque nuevamente en tu cuerpo. Para describir lo que estoy pensando, necesito que apagues el foco, enciendas las velas, y te desconectes de la tecnología, no tener mucho a nuestro alrededor, solo estar seguros de lo que podrá pasar; si llegáramos a cerrar la puerta (dejáramos pasar el enojo, el dolor, la ira, el rencor, será todo más fácil). Sin complicaciones. Así lo hemos venido haciendo, Se han perdido los ecos; Primer acontecimiento; Agosto, tuve el descaro de llamarte, fue la tercera vez, en el tercer intento, me miraste, porque la primera vez no sabías de mí, y en la segunda solo pase por desapercibida. Todas las historias tienen frustraciones, pero, la historia de hoy, será de unos jóvenes, quienes estaban algo pálidos, de la pena (sobre todo ella), hicieron otra clase de cuento, en el que el placer se mezclaría con el deseo, mientras tratan de borrar el pasado imperfecto, temblaban desde la cúspide frontal de su cabeza, hasta los dedos quemados del frío, adherido al piso, desde todas las noches continuas a esta, comenzaron a conocerse, y poco a poco, a desnudarse como requisito, de una obligación a verse a profundidad, era un apetito desde antes de nacer, un poco más a fondo de lo que ya conocían, nadie sabe cómo suceden estas cosas, solo suceden de la manera más inexperta, con lujos y detalles solo hicieron nacer el amor, la piel estaba por fin al descubierto, después de largos intentos, por fin pudieron sentir la fibra del otro, se vieron, se admiraron, se desearon, y se amaron, una vez más. La sombra del árbol reflejaba en sus cuerpos, pero no se veía tan claro porque las cortinas ocultaban la naturalidad sus vellos, su piel melancólica, baila ¿Te ha pasado antes?, no tengo memoria de mi pasado. (le dijo, mientras la vestía en la oscuridad de la noche)...Autor: Andrea s

lunes, 26 de mayo de 2014

Barranca

No recuerdo la última vez que hice el amor, pese a que, soy un adicto al sexo tiendo a perder la memoria en la ropa interior de cualquier mujer, quien me atraiga, o me despoje de la realidad, mis deberes y mis prioridades, me paso el tiempo pensando en ellas, todas con distintos nombres, distintas caras, distintos gestos, pero todas en común gritan desgarradoramente mi nombre; la verdad no recuerdo el día cuando empecé a ser mujeriego, algunos dicen que fue el desamor y el desconsuelo de brindar algo, a quien no lo merecía, yo solo digo, que va en mi naturaleza, hasta el día de mi muerte, no quiero ser pesimista, pero el perfecto perfume de ellas me trama por completo, y a todas deseo dejar satisfechas, tendidas en la cama, con su cuerpo mojado, y sus carnes hinchadas de placer continuo... Autor: Andrea s

miércoles, 26 de marzo de 2014

Cómo un niño

Es tan vivo el sentimiento en mí de querer volver al pasado, que casi lloro al saber que jamas volvera... Quisiera haber tenido conciencia de todo siendo un niño, para poder tener claros los vagos recuérdos que hay en mí de mi infancia. Si pudiera volver a una época anterior de mi vida, eligiria volver a ser el niño que fui,  para poder disfrutar con las personas que conoci y que ya no estan pero que no recuérdo, jugar otra vez a ser niño sin preocuparme de mi futuro, solo vivir el presente. Cuando veo imagenes del pasado, me imagino dentro de ellas, siendo el protagonista de mi propia historia, queriendo que la época en la que vivo se parezca tan solo un poco a la de antes. Me siento tan solo, deseando a alguien a mi lado, para compartir y disfrutar de la vida como si fuera lo mas sencillo del mundo. Quisiera estar todo el tiempo contigo, me haces falta cuando estas, y ahora que no estas, me siento morir, no encuentro razones por las cuales dejarte ir, si no vuelves, no se que sera de mi, cuando intento olvidarte, aun es mas vivo el recuérdo de estar contigo, y decirte que jamas te irás de mi corazón, pase lo que pase no te iras de ahi... Autor: Víctor Pacheco

martes, 18 de marzo de 2014

tercero

No quiero estar sola al despertar, quiero imaginar que te despierto, y te pregunto, ¿si quieres hacer el amor?, porque aprendí a vestir en la oscuridad, pero mi patético mundo, no encajará con el tuyo, pasarán los días y nos daremos cuenta, que es la triste realidad, no podré sobrellevar un corazón roto, y me duele asimilarlo, porque no puedo darte lo que me estás pidiendo, cambie mi nombre, cambie mi parecer, mi hablar, mi sonrisa, pero sigo siendo la misma, no te podré mentir, no necesitamos de paciencia, porque no nacimos con leyes, no nací con normas, haciendo lo correcto, porque me equivoque, y me he dado cuenta. Soy un instrumento de tortura y amor; Ahora tú Me dices te amo, pero dentro de otros años más, otra persona me amará, otro hombre lo dirá también, me dirá te amo, y a ti, te llamará papá, bienvenido sea un tercero... Autor: Andrea s

el primer capítulo

Soy esa clase de mujer con grumos en los ojos, guiños en los párpados, Alejandro; algo de gritos sangrientos en la nariz; sin embargo, soy esa clase de mujer, que necesita ser amada, o por esa única razón, necesito 10 en hombres en mi cama, y gracias a Dios, lo he conseguido en ti, soy la ninfómana virgen de un solo hombre, quien provoca el papel de aquellos 10, y hasta más. Una de sus cualidades, no es exactamente bailar, pero tiene un movimiento en sus caderas, y aunque no pueda guiarse bien, sabe llevarme a los rincones de amanecer, más hermosos que he visto en mi vida, aunque tropieza con rapidez, por la falta de vista, sabe como hacerme ver, me hace temblar de pies a cabeza, tengo la bajeza de llevar conmigo, su sudor, su aroma, y parte de su humedad, en mis cavidades; Me encanta sentir la temperatura original, de sus piernas totalmente adheridas a mis muslos, soy esa clase de mujer que se entrega sin medidas, y se detiene cuando esta cansada y pide ayuda de un cuerpo, tu cuerpo. Me siento como un bebé, delicado y un tanto sentimental, porque sé lo que has pasado, y lo duro que fue madurar, sé lo que has hecho por este amor, solo quiero hacerte feliz otra vez; dice cosas sin sentido, y cosas que llevan el sentido, No te regalo mi vida, porque ya la tienes, entonces estamos sostenidos mutuamente, Yo soy quien te protege, quien te da felicidad tanto como tú a mí, solo tienes que seguir tus instintos, Perdoname amor, me he equivocado, mi actitud, es la causante que pases momentos amargos, no debería señalarte, solo debería explicarte, No eres débil, eres mi fortaleza, Y al ser mi fortaleza, yo podré protegerte, Para eso me tienes, para concluir, lo que necesitas, es un abrazo y un beso mío. Y sientas que estoy ahí, como siempre... Autor: Luis Arias y Andrea s

domingo, 9 de marzo de 2014

Propagandas de película

Equivocarme es realmente memorable para él, es como recordar cosas que nunca he vivido, es complicado, hay cosas que yace un repudió sin razón, por ejemplo: odio su ser, me tienen hastiada sus besos, su piel, estoy hastiada de él, somos amantes, pues solía pensar, que su boca aventurera estuvo por todos los lugares más recorridos, refundidos y húmedos, sus labios también estuvieron por todos los huecos y cavernas, por los mares y los ríos; no sos virgen, le dije. Nada es nuevo en él, me repudia que me toque, con esas manos que mueren en las arenas más calientes, detesto que me abrace cuando hay frío, que me quite lo único que me queda (la ropa), detesto que me mire, que me oiga, lo odio. Estoy recostada en su espalda, lo miro y lo empecé a detestar, pero lo amo con locura, porque él es mi hombre, pero no puedo alzar la voz, ya que desperdiciaría mi existencia, viendole despertar, no puedo alejarme de sus brazos, porque su maldito líquido viscoso, me atan a su delicada espalda, es una historia más, donde me enfadaré con su respirar, tocando su talón de Aquiles, siendo de él, algunas de las noches, detestare que me hable, odio que me haga suya, porque simplemente estoy en la cama con todas esas mujeres, es una maldita orgía mental, a mi alrededor, se levanta una tras otra, muero de desespero y celos, toda la maldita noche; y le gritó: no sos virgen, él sigue siendo un hombre detestable, despreciable, él es un hombre. No pongas tus manos, en mis senos pálidos y firmes, no pongas tus manos en mí, no pongas tu pene en medio de mis piernas, es realmente putrefacto, sin sabor, desagradable y poco ético, y a pesar de todo, estábamos casados durante mucho tiempo, nos mirábamos, y Hacíamos el amor, hasta ayer, que morimos de sida...Autor: Andrea s

Espelucame pa' toda la vida.

Tengo que decir, que: Debajo de la ropa de ese hombre, se esconden preposiciones que te hacen perder la cordura, sobre todo a mí, su vestimenta es el consuelo de mis artificios, para tener límites, límites de no hacer el amor con él, en cada estación, su ropa, es el equipamiento que lo protege de mi ansiedad, aunque nuestros mundos choquen por la manera que mi lengua viperina, lo hiere, también me gusta utilizarla, para esa clase de fines sexuales en su cuerpo; a ti te hago todo, me gusta verte sonreír dentro de mi, me gusta lo que esconde tu camisa, me gusta el recinto espiritual de tus tetillas, el color del bronceado de tu figura, hasta el borde blanco de tu cadera, y el lunar que nace a la mitad de ..., no te preocupes, nada podrá pasar entre los dos, este fragmento es secreto, y tan clandestino, como nuestra historia, este enfriamiento es por la distancia, y mi sequedad es por lo cabrona que me hizo la vida, me asusta no tenerte, para hablar de dos, tengo que empezar por mi misma, sin ti, todo esta peor, así que... Espelucame pa' toda la vida... Autor: Andrea s

sábado, 22 de febrero de 2014

Balada nupcial

En mi dedo el anillo, La guirnalda nupcial mi sien decora; De sedas y diamantes busco el brillo, Y soy feliz ahora. Y mi señor me brinda amor seguro; Pero al decirme ayer cuánto me adora, Tembló mi corazón, como al conjuro, De quien cayó en la guerra, al pie del muro, Y es feliz ahora. Pero él tranquilizóme, y en mi frente Besó la palidez que le enamora. Y he aquí que en un ensueño, vi presente, Al muerto D'Elormy: -suyo, en mi frente, Fue el beso; y suspiré -¡cuán dulcemente!-: "-¡Ah, soy feliz ahora!" Y si pude otorgar palabra nueva, Así el voto juré, y aunque traidora, Y aunque un luto de amor el alma lleva, Ved brillar ese anillo que prueba Que soy feliz ahora. ¡Ah! Ilumíneme Dios aquel pasado, Pues si sueña o no sueña el alma ignora, Y el corazón se oprime, y conturbado Pregúntase, oh Señor, si el olvidado Será feliz ahora. ...Autor: Edgar Allan Poe

viernes, 24 de enero de 2014

¿Usted que pensaría?

¿usted que pensaría en estos momentos de amplia angustia? No pensarías tanto, porque es demasiado duro, lidiar con esto, ¿Es como querer huir o escapar de los demonios de otro? Sin embargo, no lo haces por miedo a no encontrar algo tan maravilloso como aquello; A veces pienso en tonterías como estas, Queriendo que él, piense sólo en mí, es algo que quema por dentro, como si, no hubiese nada perfecto similar a él, es el placer de sólo querer morir, en su cuerpo, fundirse en uno solamente, ¿te ha pasado?, pienso en tonterías todo el tiempo, cosas como, el llegar a viejos y besarnos con deseo irracional, sabiendo que nos hemos lastimado, y nos hemos dicho cosas realmente hirientes, cosas que de otros no afectaría pero de nosotros mismos, se siente, ni la mierda; cambiando de tema, me hace feliz pensar, que él es el único que puede herirme con el mismo valor, que puede llegar a amarme. ¡Mejor me callo! Porque después lograré asustarte... Autor: Andrea s

jueves, 16 de enero de 2014

juguetón

Te puedo proponer cosas sencillas, pero no te imagines las cosas que puedo proponer, sólo quiero ser dibujada, te diré: Dibujame hoy, cielo prohibido, ilustrame con un pincel diferente, una brocha y una platillo de colores, que no quede la sequedad de tus manos, por la pintura ajena, me desnudaré en la cama, no podrás tocar, sentir u oler, no es un cuerpo cualquiera, nadie sabe que esperar de una poeta... Autor: Andrea s

Me encanta masturbar a una mujer.

Ver como su cuerpo se estremece, sus ojos se pierden y su respiración se hace mas forzosa. Me gusta jugar con el ritmo y la velocidad, que mis dedos dancen en su entre pierna, mientras mi boca explora su piel, juguetea con sus pechos, dando pequeños mordiscos, sutiles pero apasionados. Me gusta arrancarle gritos y una que otra palabra sucia. Me gusta que se despoje de todo prejuicio y sea quien desea ser todo el tiempo. Me gusta que entre la lujuria y la pasión me desgarre, que se haga mas frecuente su respiración, que arda la piel y justo en el éxtasis del momento, llegue al clímax cortando con un grito. Un grito diferente, uno que es mas silencio. Como si muriera momentáneamente y despertara con una sonrisa, una completamente sincera. Me encanta masturbar a una mujer, por que cuando acaba, significa que apenas empieza lo mejor. No estoy hablando de sexo señores, hablo de esa complicidad, esa intimidad que solo se consigue con la confianza mutua de hacerse el amor... Autor: Anónimo

miércoles, 15 de enero de 2014

Le regale mi alma, porque me identifico con él.

Malditas especulaciones llenas de pura mierda, maldito apogeo de las cucarachas en sus vanas lenguas, ¿que saben ellos de mi?, ¿quienes se atreven a señalarme?. Os digo, que nadie tiene la soberanía de suponer estupideces a mis espaldas, nadie sabe la tortura que pase durante 14 perros años, nadie sabe lo que lloré, o el maltrato verbal, sicólogo y físico que recibí, maldita mirada que me juzga sin la mínima idea de consuelo, ¿crees que sin el alcohol, sin mis vicios o mis efectos secundarios, pude haber sobrevivido?, no lo creo, pues comí arena, me tragué los duros nudos, vomitando mis lágrimas, ignoraron mis súplicas, y hasta fui arduamente bofetada. Me rompieron el corazón, manosearon la dignidad, ahorcaron mi cuello, mientras me ocultaban a la luz del sol... Extraño ese sol, extrañando ser apreciada por algún adulto, quien me pusiera en un pedestal de club autoestima, porque si vieras mi tristeza interna, quizás, tan sólo un poco, llorarias como lloré yo. La musica "anormal" sano mis inconformidades, de no ser por la musica, tal vez, ya fuese acuchillado a mucha gente, de no ser por la rebeldía, nadie se fuese dado cuenta que, domarme es imposible, ser atrevida es mi naturaleza, es una esencia, que adquirí cierto día, mientras deleitaba la musica en los oídos, y hacia decreto rechinante en el estilo de otros; tal vez le he vendido el alma al diablo, tal vez domarme es un reto, como querer cambiar mi naturaleza, mi esencia. Es algo casi ¡imposible!, todas tenemos razones para sentirnos así, y pasarnos este mundo, por nuestros senos, por nuestras lenguas y nuestros culos, porque somos infalibles ante las situaciones, porque crecimos donde hubo tanta mierda, que ahora sólo queremos subir el volumen de la musica, y amanecer en la cama de algún tipo...este es una manera de expresar mi criterio, recuperar mi capacidad mental, conseguir críticas a lo largo de esta reputa cachonda vida, "no me llames loca, no me digas ronca o infantil", porque de esa chiquilla no quedo nada... Autor: Andrea s

domingo, 12 de enero de 2014

mi novio y esposo, por accidente

Han pasado 90 años, y en estos últimos 328.717.979 días he pensando que, me quedaré contigo, por muchas, y a la vez pocas razones, de esas razones por la que he decidido quedarme contigo, es que, ya tu lo habías hecho conmigo, y estoy un poco aburrida de la cursilería barata de los imbéciles, te quedaste cuando nadie más lo hizo, cuando nadie daba un peso por verme sonreír, yo vi a todos como se albergaban en el camino ancho, dejando mis maletas en la carretera, porque vi a todos los que, sin contemplación decidieron irse, me quedaré contigo por simples motivos, he hallado en ti, lo que en muchos hombres vi, desee y suspire por tener, y ahora, nos quedaremos los dos, ya que recolectas, lo que nos hace falta, me quedaré contigo porque me sabes acariciar, sabes esperar, sabes lo que me agrada, mis indirectas, sabes escuchar, sabes controlar mis ansias, mis desespero, sabes desempolvar mi alma, satisfaces mi hambre incontrolable, sabes escribirme en la cama, sabes tenerme entre tus brazos, me contemplas y me comprendes, y si aún, no te has arrancado los cabellos de tu cabeza, es por una razón, han pasado 90 años y agradezco que recordarás el porqué te quedaste conmigo, si me equivoco una vez más, que sea a tu lado, preferiblemente que me declararen a tu lado para la eternidad, pero me quedaré contigo, Sé que no debo contarles, y quizás no les interesa, pero nunca estuve tan feliz como me puedes encontrar ahora, él se quedó conmigo, por tal motivo me quedaré con él, no me he movido de esta blanca banca, y estoy esperando que llegue a este lugar para sentarme con él, en vida se lo dije, espero me recuerde, porque le brinde mis épocas, mis años y al lado de mi hombre, fui feliz... Autor: Andrea s

viernes, 10 de enero de 2014

Mis ex

Esta parte de mi vida le dedicaré un poco más de tiempo, tengo una formidable relación con la mayoría de ellos (con todos diaria yo), pues en conclusión, mi mente difunde la inocencia, la inconsciencia, y estimación por mi edad, es decir, la típica frase: "estaba pequeña, muy joven, no supe valorar ese lindo cariño", ya que tendía a lanzarme con chicos mayores (buena excusa); mis ex formaron parte de las mismas conversaciones por teléfono, las mismas tristezas que compartir, los mismos mensajes indirectos en la noche, las mismas formas de amar, y desamar (en menos de 3 meses) un supuesto "amor jurado, que nunca acabaría", suelo ser una insípida enamorada, ese tipo de seres humanos extraños, que damos, jugamos y regalamos, a todo dar, nuestras tácticas, nuestros años y nuestros secretos, para que al final sean utilizados contra nuestra propia destrucción, supongo que he suplicado piedad para no ser demolida, y por algún extraño milagro, saldré medio ilesa y con cara de mosquita muerta, una solapada más, de la larga historia, y ellos aún con un triste suspiro, una fingida voz desolada, y tantas demarcaciones en el lado izquierdo, diciendo uno tras otro: "Andrea, todo fuese sido diferente", claro (pienso y respondo), si no fueses sido un aburrido, bastardo, hijo de la Chingada, que al principio quiere sexo, y luego por algún minúsculo detalle terminan "encontrándose en si mismos", chupando mis ideas, apoderandose de mis sueños, despidiendo a mis enemigos con un beso en la mejilla, y fingiendo madurez las primeras horas de noviazgo (susurrando por medio de una sonrisa coqueta), cuya sonrisa os vuelve locos, y tratan de usurpar y absorber esa pequeña felicidad, que una vez pude recoger en la soltería, ¿ves, no suena tan mal?, verás lo explicaré detalladamente, me mataron a golpes muchas veces, y luego lloré a desconocidos, que conocí, mientas desconocía a conocidos, tuve de toda clase de chicos a mi lado, de todaaaa clase (resaltando y haciendo referencia a esta vocal), todos anormales (eso si), no me quejo, lindos raros, raros que parecen lindos, lindos y raros; me resigna decir una cosa "una pequeña parte de mi cuerpo, pertenece a un sólo hombre" (si, si, sé lo que están pensando), ¿no me creen?, el corazón se entrega a varias cirugías, y yo estuve a punto de morir en aquellas operaciones, pero un cirujano empírico, se hizo a la medida mis latidos. Un anexo para este pequeño fragmento, puede ser que la forma simultánea que recae en mi, es decir, la mayoría de los hombres que pasan al lado fanático, ese lado de llevar mi foto en su cartera (impresa desde alguna de mis redes sociales), y resaltar a mi pareja, diciendo algo como: ese tipo esta ganado, que suerte tiene ese tipo, el tipo se llevó el trofeo (pensándolo bien, es cierto), esta es la parte graciosa de la historia, porque ni yo misma me soporto, y admiro a mi novio por hacerlo, a mis padres y todas mis verdaderas amistades; no soy trofeo, soy la mujer de los rulos locos, nariz italiana, cobarde de nacimiento, con nudillos pálidos en las rodillas secas, y gestos de mala gana cuando llega mediodía. Sugiriendo un detalle de mis ex, toda aquella mujer que tuvo de novio a: un religioso, cantante, otros con complejos de artista, pintor, diseñador, un rockero, un abogado, bilingüe, universitario, estudiante, un vampiro, un normal con complejo de brujo, un nerd, un normal con complejo suicida, un psicópata, un fanático, un metalero, un reggaetonero, un rapero, un dormilón, un llorón, y otros en la larga lista, quienes sólo recibieron de mi, sonrisas, abrazos, y besitos, las primeras horas de noviazgo, ya que no era lo suficiente madura para complacer a un adolescente siendo yo una niña, porque me aburría muy fácilmente, me desconcentraba (si, si, porque estaba muy joven, no daba valoración a su cariño) estoy mencionando lo que recuerdo, y lo más curioso que pasó a mi lado..todas las que tuvieron algo así, me entenderían... Autor: Andrea s

jueves, 9 de enero de 2014

Al bajarme del avión

No he podido descifrar que pasa en esta vida con la vida mía, a veces siento que soy una espina dentro del dedo del pie, o solamente soy un dolor entre el pecho y la espalda, estoy un tanto confundida. He tomado algunas copas, sin embargo no llenan mis expectativas femeninas, compañero mío, tengo algo para decir, tengo miedo y unas inmensas ganas de llorar, estar en frente no es fácil, y menos cuando tienes un público tan exigente, con esas malditas máscaras que se maquillan con superficialidad, esto no parece normal, estoy algo susceptible por lo que pueda o deje de pasar entre los dos, siempre me pasa, pero nunca logro acostumbrarme. Al parecer es más fuerte, y me siento como un hielo quebrado en la Antártida, un polo lejano al frío, desconocida. tomando también unas gotas de sudor ajenos, sé que se pone cabezón de tanto pensar, lo sé, porque me lo ha demostrado, sé que no lo hace con intención de herir, lo sé, sé cuando se aturde, y entre mis pechos reposa, lo sé, pero déjame ir, lo que sé, lo olvidaré, y será un efecto retardado de un pedazo de luz, que al final lograré bajarme de esta tarima, quitando dichosas máscaras descaradas y descabelladas; así podré irme lejos, donde deseare tenerlos, a él para besar lentamente, mirarlo mientras cambia los colores, como la primera vez, y al resto, para saludar como aquello que deseas y nunca lo podrás tener, pues te das cuenta que quieres a todos y amas a uno, adiós compañero(cogí mi morral y en el primer avión salí, en busca de aquello que tanto desee "paz")... Autor: Andrea s

jueves, 2 de enero de 2014

Puedo sentirte así estés a kilometros de distancia

Hay que ser muy valientes, para dejar de verlo, hay que ser muy fuertes, para soportar tantos kilómetros lejos, estaba tan acostumbrada a él, que ahora que no tengo ni su aroma, se me hace increíble el tiempo que puedo mantenerme en pie, sé que estoy poniendo el cuchillo en mi parrandero corazón, pero sino lo digo, me moriré ahogada, se me anda acelerando el pulso, se me andan desgastando los ojos de tanto llorar, no es un llanto común, pasajero o triste, es un llanto con sentimiento, eso sucede cada vez que me siento en el sofá, allí las horas son eternas, sin ti mis horas son clavijas en el culo, no me gusta sentirme así. No hay nada similar a ti, sin tus letras, sin ti, el tiempo es un gota de cebolla en mi ojo, sin ti puedo inspirarme, pero junto a ti hago poesía, pierdo el juicio y vuelvo a ser yo misma, en resumidas cuentas, yo sin ti, vuelvo a lo común.... Autor: Andrea s