domingo, 22 de diciembre de 2013

El pseudo romantico puente.

-¿Que desea? -Un café, por favor. ... "La gente carece de complacencia autónoma, a veces no estamos conformes con nosotros mismos, la mayor parte de ese tiempo no podemos ni conformarnos con los demás, criticamos cada minuto vivido, he ironicamente no tenemos el cuarto de segundo, para vivir sin criticar tanto, ciertamente buscamos en otros, lo que nos "hace falta" ¡es cierto!, tenemos esta carencia, y nos descubrimos en apuros, pero esta bien, es normal, ¿no?. Soy de las personas que piensa poco, siente más, y se equivoca todo el tiempo, pero en esta oportunidad vengo a desmentir un dicho, una frase, y un acertijo que nos vuelve cobardes: "Árbol que crece torcido jamás su rama endereza", (se refiere a que es muy difícil cambiar las costumbres o hábitos de las personas); Una vez, escuche que: la mediocridad no existe, una vez...una vez ...Paja para escuchar, porque lo que realmente necesito vivir, esta en alguien más, esta en mí, esta en él, esta en todo, y creo que el amor hace milagros, porque sin acciones, lo demás son tan solo palabras; y vengo también a resaltar: ¡sí! a él, es una belleza Barranquillera, porque abasto tengo cojones, para deleitarme con sus labios, desde hace un mes lo tengo atado a mis latidos, desde hace un mes lo desnude en mis sueños, perdí la estupidez por algún hueco de la ventana del balcón, gané una experiencia sobrenatural con sus abrazos calientitos, perdí el miedo de enamorarme al desnudo, perdí mucho más, de lo que "gane con amores del pasado", perdí el dolor en las sabanas verdes a las 11 am, gané manchas de sangre en mis dedos, pude ganar placer en las entrepiernas, pude ganar oportunidades, sonrisas y cursilerías; sabe Dios que las palabras son del viento, porque lejos de él no se vive el amor, no quiero que salte a la frontera de otro cuerpo, ¡no hay necesidad!, porque yo soy la unica que conozco sus gestos frustrantes, soy la que puede esconderlo en mi pecho, esperar que llegue la paciencia a su alma; conozco las fascinantes manchas de su espalda, empezaré con describir que están desde la corniza de su cuello, y terminan un poco difuminadas hasta la mitad, conozco el surco de sus piernas, surcos estampados en su piel, palidas como las nubes, y marcadas por el calor, yacentes en mí, reposadas en sus ancas, tiene piernas varoniles y fuertes, (delineadas por el deporte), conozco sus piernas hasta el punto de bordarlo en mis libretas, solo necesito una clave para enamorarlo, no fue casual, él esta hecho a mi medida, conozco de punta a punta su insaciable apetito sexual, alimenticio y visual, son como pecas deliniadas en su cuerpo, me encanta cuando sonríe, conozco cada color de sus ánimos, me excita mirarlo por minutos, me satisface tener sus respiros en mi oído, mi corazón se desnuda cuando escucha su voz, hasta llegar al climax de admirar cuando hace siluetas de amor en la noche, no alcanzaría una eternidad para vanagloriar su ser, o su perfecta imperfección; para mí, hasta su nombre completo es el camino figurado a la exaltación, los dedos de sus pies son la paz visual de la nitidez, sus tobillos y sus batatas, estan unidos a la pulcritud, sus rodillas y su muslo, son las cualidades virgenes poco meditadas, porque se necesita mucha paciencia, tiempo y exactitud, para adquirir la adecuada caracteristica, de cada una de las particulas que le conforman, necesito ser minuciosa en cada detalle, porque me encanta morbosear su firme y duro trasero, si fuese un pez, podría decirse que conozco la humedad, el olor y el sabor de cada centímetro de su pecera, pero sin embargo no daré explicaciones, solo se me permite resaltar algunos de sus tantos diseños, conozco su cadera perfumada, conozco su saliva, es la burbuja de placer unida con su lengua, quien maneja a su antojo mi cordura, conozco su espalda, su cuello y sus orejas, cada uno por su lado, muy rehabilatados se activan, cuando coloco mis labios y mi lengua. su cabello es la bendicion oscura,excesivamente radiante, me encanta su pecho, tapiado de vellos suaves, que abarcan una linea curvatoria, ¡me encanta su pecho! sobre todo cuando me lo como a besos, y mordisqueo sus tetillas, tiene codos transparentes en mis aposentos, conozco sus brazos, son muscularmente proporcinales a mis delicadas manos, que revolotean en mis paredes, sus dedos, son los que mojan mis pensamientos, conozco sus ojos claros, conozco tantas cosas de él, pero he conocido muchas más, fuera de él, y por tal motivo no hay comparación". -Gracias por el café. -Es un dolar, pero olvídelo, exquisita historia, vuelva pronto. ....Autor: Andrea s.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario