domingo, 10 de noviembre de 2013

La noche del demonio

En el mes de octubre pude ver muchos ojos; ví, Ojos de cuervo, boca carcomida, suspire un aliento de soledad, paranoia en la noche, masacre que ampara los hechizos, los amarres y las oraciones negras, paranoia de locura en el manicomio, un maniquí que me observaba mientras me alimentaba de la carne virgen. Ojos de búho, boca sangrienta, plagada de dolor, suspire un aliento de muerte, hasta tu puedes sentir, como te agarran en la oscuridad, pero cuando te despiertas olvidas aquellas experiencias, entonces la bestia me saludaba cordialmente, para hacerme recordar cuando me despertará, me invito a su mesa esa vez, con un beso en la mejilla me lleno de carbón ardiente, tuve un escalofrío, y comí en su aposento Ovejero. Ojos de cabra saltones, boca ansiosa, dedos humanos, pies de cerdo, cuerpo promulgado, mientras un oscurantista, cantaba el coro africano, la mesa estaba repleta de comensales, y empecé a desposarme con el animal, sobre el mantel hubieron drogas, pastillas, inyecciones, cadenas, y penetraciones satánicas exorbitantes, invocaciones y posesiones en contados minutos. Aún tengo las marcas de ese latigazo demoníaco... Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario