Páginas

lunes, 4 de noviembre de 2013

Envidia de amor

En pocas semanas logro decirme cosas sobre ti, y a veces quisiera perder la memoria, para no recordar que me hiciste la mujer más feliz del mundo. Decidiste quedarte conmigo, por la única cosa buena que había hecho, sin alejarte de mi por todas las cosas malas que pensaba; La pude escuchar desde la comodidad de mi cama, mientras ella, analizaba una estrategia, entrenándose a un amor, y que le ha dicho cosas a su entrepierna, con la posibilidad de devolver el tiempo, más no nos cambiaría nada, porque es tanto lo que tuvo, que sólo estuviera en el pasado, no para editar o agregar, sino para observar sus gestos, tocar el fondo donde nadie se atrevió a llegar... Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario