lunes, 25 de noviembre de 2013

Absolución de los indigentes

Nos buscamos exclusivamente cuando la soledad, se cansa de apadrinarnos, pero es lógico, que así no me sirves, nos hallamos dentro de una pocilga de repudio e improperios pensamientos, cuando hay una distinta comprensión permanente, de las cosas que sentimos, en un pentágono de vómito social, y a veces agarrar nuestras manos no basta, porque siento que los indigentes de tu cabeza me fulminan la calma y la paz, por eso no puedo amarte, es la polución de tanta porquería, una absolución a mis pecados... Autor: Andrea S

No hay comentarios.:

Publicar un comentario