lunes, 25 de noviembre de 2013

Absolución de los indigentes

Nos buscamos exclusivamente cuando la soledad, se cansa de apadrinarnos, pero es lógico, que así no me sirves, nos hallamos dentro de una pocilga de repudio e improperios pensamientos, cuando hay una distinta comprensión permanente, de las cosas que sentimos, en un pentágono de vómito social, y a veces agarrar nuestras manos no basta, porque siento que los indigentes de tu cabeza me fulminan la calma y la paz, por eso no puedo amarte, es la polución de tanta porquería, una absolución a mis pecados... Autor: Andrea S

No seré culpable de llanto.

Los pies se paralizaron en medio de la gran plaza, las manos se empezaron a colocar frías y temblorosas, sudaban mis ojos, porque la calor estaba impresionantemente congelada, lo que sentía era metaforicamente literal, sólo era un consuelo de su larga historia, su corta biografía, y su condenada alma rota. Pero no me negué a enamorarme una vez más, Jugaron mis ironías tantas veces, que ya no recuerdo que se siente gritar, eso pasa por creer en la posibilidad de poder equivocarme, quise esparcir mis cenizas, desmayar tantas veces, porque ya lo sabía, lo supe desde el primer instante, y desde ese momento, me propuse ignorar las correcciones y la buena ortografía, ignorar la literatura, ignorar tanto empeño hacia el amor, la dedicación, la ternura y el afecto. Ignorar mi interior, y mostrarte mi belleza ... Autor: Andrea s

viernes, 22 de noviembre de 2013

Caballero de Negro

Supuse que estaba muy bien contigo, desde aquel día, que mire por la ventana, y vi muchos rostros hermosos, pero al parecer no me hacían feliz, ¿porque tanto vacío?, yo quería hallar la respuesta, pero me di cuenta, de un detalle, un minusválido nocturno detalle: "te vi pasar, eras un caballero de negro, perfecto cada vez, destacándose a pasar la soledad, estabas junto a mi, no te había determinado tanto como aquella vez, no hay nadie más, y el mundo se paralizó". Un juego de entresijos de amor, te quise conquistar una y otra vez, Supuse que estaba contenta, por el hecho, de que pasarás por la calle y sólo me lograrás mirar con pánico y terror, pero que a la vez, con una pálida curiosidad infinita. Te podría decir, mientras nos besamos, lo mucho que te quise, mientras te veo sonreír, lo mucho que te quiero, mientras nos amamos, lo mucho te querré, pero, ¡cariño!no será suficiente, porque debería explicarte ciertas alpargatas del cielo, ciertas bulerías del sol y dichosos atajos en los laberintos de tu alma, sé que si no te detengo, posiblemente me llevaras al fondo cursi de este fragmento, o a la superficie de un lamento, más no importa, cual sea el resultado, la causa y la defunción del efecto...hasta me importa un comino, cual podría ser el final, sea tu manía, tu feroz gruñido de enojo, te puedo querer como nunca, puedo moverme de todas las maneras, ¿lento? ¿Sensual?, evitarte las jaquecas, callarme para verte llorar, podría ser la esclava de tu caricia, y podría estar a la defensiva del celo, a la ofensiva con las indirectas y refugiada sólo en una promesa; Eres bello, el hombre que yo veo, eres tú... Autor: Andrea S

lunes, 18 de noviembre de 2013

Sólo es un mal momento

¿Que será de ti? Porque en mi vida jamás me he confundido, y menos en un momento tan inoportuno como este, un momento que estoy feliz con la persona ideal, y más, si es por algún bufón agradable, sensual y coqueto, quien me insinúa, perderme entre el aire de la libertad y del destino, a veces recibo los mensajes románticos, algunos que me envían directo a la media noche de un desierto de oscuridad, otros me envían al manicomio, porque me endulzan los oídos, sensaciones a las cuales no pertenezco, sobre todo por los instantes de desesperación que se convierten sin mi, según él, dice que por no besarme, o tocar mi piel. Me insiste, y a veces me impide concentrarme, pero no es culpa mía, me dice que siente el dolor de verme con otro, de llorarme en silencio, y sé que soy inocente ante la inseguridad, no quiero sentirme culpable, y ¿será mi bella traición?, un bufón de risas injustificadas, de sonrojos, cuando tu estas conmigo, junto a mi y únicamente cerca, yo estoy en algún lugar del planeta, pensando y suplantando los sonidos de su voz. ¿Es culpa mía leer su letra?, lo he bloqueado de mi razón, y lo único que recibo son más justificaciones para alejarme de todos, que si me recuerdo permanece y lo atormenta, que si al verme siente cosquilleo, que si por las noches se conmueve al ver mi foto,¿a quien le importa?, yo sólo tuve suerte en encontrar al verdadero Heredero de amor, pero el ignora totalmente mis condolencias.... Autor: Andrea s

Cargando título

Por el afán que teníamos aquella noche, olvidamos las llaves dentro del auto, dejamos la chimenea sin carbón durante varios días, el café llegó a su punto de ebullición, la cafetera nupcial se perdió de camino a casa, supongo que quedo en el autobús, la billetera y los libros de literatura se fueron a la hoguera, dejamos caer las maletas por el barranco, pero no nos gritamos, sólo huimos aquella mañana, y ninguno de los dos supo que el amor había acabado, las cartas de despedida quedaron en el mismo lugar de origen y cuando volvimos nos amabamos con más fuerza como ayer... Autor: Andrea s

¿Quién puede durar tanto?

"puede que el sentimiento efímero sea sólo eso, efímero, volátil o pasajero, posiblemente sea más perjudicial que cualquier cirugía con los ojos cerrados y entre perdidos, quizás sea sólo la imaginación perpetua de mis sentidos, pero una sola cosa te puedo asegurar con firmeza, ya que una vez que empieza el juego, nadie sabe hasta donde sea capaz de llegar"... Autor: Andrea s

Necesito abrigarme

Estoy tan amarrada a la cama, como tus huesos en tu cintura, quiero caminar entre las olas, como lo hizo sólo un hombre, pero quiero divisar los pasos rumbo al mar, mientras hago divagaciones mentales, exhibiciones de mi alma y exuberantes muestras de afecto... Autor: Andrea s

Después de un tiempo

Nunca confíes en las palabras de una gitana, nunca trates de ser más fuerte que una mujer de trapecio, pues tratará de maquillar su maldad, con ternura e inocencia, ellas no tienen alma, y fingen lágrimas dulces, mientras que suavecito te envolveran el corazón en frape aderezado, tu mente será vilmente burlada, y al final comprenderás que ninguna gitana esta tan lejos del eslabón perdido.... Autor: Andrea S

miércoles, 13 de noviembre de 2013

La mariposa de colores

Erase una vez un niño llamado Andy García, tenia padres llamados Raquel y Robert; Andy era un joven culto, poético e intelectual; aunque carecía de la chispa social, el chico dentro de sí tenia un deseo insatisfactorio, un vació en sus entrañas. Este mismo deseo, fue el principal promotor, quien lo llevo a prestar oídos, a las dulces incoherencias melódicas de "Halley". Una bella mariposa que con el tiempo, se llevaría la cobertura y la protección. "Nuestro pequeño está creciendo velozmente, y cada día experimentara, la fortuna de ser un escritor con facultades increíbles", dijo Raquel a Robert. El padre entusiasmado e incrédulo, llego a la habitación de su hijo, y lo observo, Andy mientras tanto escribía, sobre unas hojas desechadas por la fabrica siguiente a la casa, la fabrica tenía como nombre: "Sueños rotos, ilusiones perdidas". Su fama, tomo auge durante los primeros meses, luego fueron reflexiones apolíneas para la sociedad. Un mancebo colombiano, quien emana ternura, firmeza y diminutos toques de ingenuidad; Estaba siendo absorbido por "Halley", la mariposa de colores, en su habitación siendo las horas matutinas, se encontraba el pequeño Andy, Sentado sobre el cartón de la gloria y el poder, pretendiendo recordar los momentos de su puericia. Yace altas horas de la noche, Andy escribía un texto para la profesora de ciencias, quien lo alentaba a filosofar, el niño concentrado, muy inspirado, sobre la mesa retomo su clarividencia, aludió sobre una ciudad de la costa y luego, redacto: ¡Oh, Cartagena! Querida, hermosa y bella tierra, caliente de sabor, lugar donde las mujeres mueven sus caderas, al ritmo de la música, donde las cocadas dulces se bañan de sonrisas extranjeras, permiteme conseguir un texto con elucubración, para satisfacer la necesidad de mi alma vaga y oscura, un relato que retome con firmeza, los sueños de mi espíritu solitario; inspirado empezó a escribir esa noche, y al día posterior, consiguió la exaltación de la profesora de ciencias, una mujer que inspiraba la majestuosidad de sus obras, Andy con solo 7 años de edad, viajaba por el mundo, relatando grandes historias de aventura, acción, tragicomedias y terror. Le gustaba fantasear dentro de los buques de guerra de su abuelo, soñaba con volar en el aeroplano de su tío Toño, navegaba en las aguas tenebrosas de la Isla calavera, pero todo esto pasaba mientras "Halley" posaba en sus cortos hombros de niño utópico; años mas tarde, el pequeño osado e intrépido, conoce a Isabel (la chica mas agradable del vecindario), Isabel tenia un dulce canto angelical para los fines de semana, tenia los ojos mas monumentales, que el joven describía en sus poesías, Andy estaba enamorado. Una vez, danzaron al atabalejo nocturno, hubo rivalidad de dos cuerpos jóvenes, imberbes, novicios, inexpertos, bisoños pero tibios, Hicieron nacer la imaginación en la espumosa nube del cielo, y con sus piernas, lograron enredarse en los brillos de la bóveda celeste. Isabel y Andy recorrían el bosque, apresurados para encontrar el timón del tío Toño, Isabel soltaba su cabellera dorada y fina ante la tarde de invierno, jugueteando con el frió clima, pero a la vez, tuvieron la cálida mirada de esa misma inocencia; poco tiempo después, Isabel tuvo que trasladarse a Madrid, ciudad que finalmente seria destino de Andy García. Madrid era la ciudad con sol mas brillante, según lo que Isabel describía en sus cartas, "Andy tienes que conocer a Manzanares, un río del centro de España", las cartas tenían lindas estampillas españolas, con las fotos mas hermosas, que Andy nunca imaginaria ver. Cantaba, bailaba, y susurraba al viento, su gran anhelo de tocar las manos húmedas de Isabel, oler aquel aroma emitido por el cuero cabelludo, escribir mas historias de aventuras en la casita del árbol, de la Sra. Fernanda; cuentos donde las mariposas eran de colores negro y blanco; colores que a través de los años, tomarían matices innovadoras y llamativas. Una vez, En el holgado clima tropical, Tío Toño, el abuelito, Robert y Andy, zarparon en busca del Gran tesoro, "El Dorado" (Según contaba el abuelo, era un lugar mítico, que se suponía tener grandes reservas de oro, era muy conocido entre los habitantes, la selva Amazónica, entre Ecuador, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Bolivia o Brasil. Andy entusiasmado y muy exaltado, logro estar a cargo de la expedición aventurera, tomaba cada apunte importante en su libreta. ¿cómo lograre, hacer poesía, para enaltecer este lugar?, dijo Andy a "Halley"; Mientras que la mariposa posaba en su nariz, Andy escribía mentalmente, susurrando entre el alboroto de la selva: "Lugar acogedor, bañado en oro virgen, apólogo fantasioso, desmesurada creación legendaria, abre tus puertas, cautiva con tu potestad mi mirada". Esa misma tarde, izado frente a las montañas, quienes aun, ocultan muchos secretos, retomo la memoria del claro atardecer, quedándose dormido fuera de su tienda de camping, a la mañana siguiente, bien temprano, se escuchaban los gritos de tío Toño, Para gran sorpresa habían logrado hallar "El dorado". Andy tenia 25 años, cuando viajo a Madrid, obtuvo condecoraciones y galardones por su literatura surrealista y la vez verosímil; A la edad de 95 años, se hallaba concluyendo una recapitulación, de todos los eventos transcurridos y vividos de su niñez, sentado en la mecedora de colores blanco y negro; con sus ojitos desgastados, la vejez atolondrando su mirada, la mariposa parecía ser su única acompañante, con el pasar de las primaveras, tomaba pigmentos extraordinarios y sobresalientes, La mariposa se alimentaba, de las sonrisas del Gran Niño Poeta, quien tuvo su ultimo suspiro a la orilla de la playa, cerrando sus ojos y cubriendo sus oídos, ante comentarios de la población... Posdata: (Este es el segundo cuento, que envie al C. nacional de Cuento Rcn) ......Autor: Andrea s

“En la fábrica de mi maestra”

“Erase una vez”… así empezaba una historia que pretendía escribir con tinta negra para el chico de los ojos azules, mientras estaba ocupada en mi relato, oí una delicada voz que surgía de la puerta principal en el aula de clases. ¡Buenas tardes! Exclamo, Una pequeña con el nombre de Kelly Mc’ guiver mientras cruzaba la puerta de aquel humedezco salón de clases, la niña tan solo con 12 años sin aparentarlos, Con su demacrado rostro me mostraba otra edad, ¿acaso ocultaba una historia ignorada por muchos de los compañeros, a excepción de mi descuidada percepción? con dos trenzas de color oro puro, Solo con pocos años ya me demostraba una inteligencia sobrenatural. Me regalo varias de aquellas sonrisas encendidas y cómicas por las bromas de mal gusto hacia el conserje Frank, un veterano ilusionista, que parpadeaba leyendas de sus estaciones vigorosas frente a la hora de los combates, y batallas en la década de los 70; semanas tras semanas surgió en mí, las respectivas dudas e interrogantes que me indagaban sobre el hogar lleno de sueños rotos y fracasos, que me narraba Kelly, a la hora del descanso, cada tarde frente al salón de ballet intocable de la señorita Sofía. Aquellos Deseos que simulaban lanzarse a los sótanos, apresurando su rumbo a decirme que ella estaba dispuesta a retarlos. Sin tener en cuenta la burla en aquellos años de supervivencia de la primaria, En aquel tiempo se proyecto también hacerse la idea de ser una persona común en la monótona sociedad. Con su increíble forma de captar las miradas, Ya presentía echar un vistazo a la exigencia de una ternura obsoleta de Kelly. Al entrar en ese inhóspito salón, me di cuenta que la palabra “Erase una vez” ya no podría estar en mi vocablo, los años pasaban y me daba cuenta de la cruda realidad, me empecé a cuestionar ¿por qué mal gastaba mi tiempo ignorando lo que pasaba a mi alrededor? Kelly reflejaba en mí, un temor de los conflictos fuera de la puerta de mi casa. Y allí estábamos Kelly y yo “en el taller de mi maestra” mientras valoraba la creación de Dios, en su diario existir. Después de tantos trastornos y maltratos físicos recibidos en las costumbres de llamarla huérfana, por el simple hecho ser simplemente una desplazada, ya Kelly cumplía 17 años de edad eso la inspiro para permanecer en la humanidad. Escribió tantas poesías como pudiese y trato de llevar un mensaje de apoyo hacia los vulnerados por la violencia, y Kelly Mc’ guiver sostuvo su pensamiento gracias a las terapias y clases de la profesora Sofía y su intocable salón de ballet. No solo comprendía, sino que enseñándome me retribuyo el pasar de los años, y en esas grandes admiraciones mi permanencia crecía ¿Cómo podre olvidar los momentos que tuve que rescatar su opaca mirada? ¿Cómo podre inmortalizar su desvergonzada y aturdida sonrisa, si sus ojos se cerraron eternamente en aquellos conflictos de Irak y pueblos clandestinos a este? ¿Cómo retribuirle las sonsacadas ideas para salvar la niñez en el planeta? Prometí una vez contarle mi ficción real a mis generaciones, de hablarle sobre una figura que fue tras sueños maltratados recientes desde hace décadas y de un diario día a día, lágrimas y sudor carbonizados en sangre. ¿Donde están los niños de los países subdesarrollados que sonríen? Las ultrajas y la vulneración de los derechos de los niños mundialmente. Ahora que tengo la edad de 56 años he comprendido que me queda mucho por recorrer y que mis caminatas no han sido en vano, igualmente agradezco a mi amiga colombiana Kelly Mc’ guiver quien desde niña sufrió abandono planeado por grupos al margen de la ley. Yo nunca termine de contar que el propósito de ella en mi vida, era cambiarme el destino sobre las marionetas, socioeconómicas de planes inescrupulosos de las empresas, el gobierno y el pueblo. Visite varias veces la tumba de Kelly para defender el llanto eterno desde que decidió marcharse a Asia y cubrir las expectativas de su viaje. Y hoy frente a la escuela que por primera vez la vi, frente al taburete de palo donde la reconocí, frente al salón de ballet donde una vez me tropecé con su cabellera dorada, remitía a Dios un mensaje de partida y a la semana mi espíritu divagaba por el camposanto. Ya no pertenecía a su mundo donde la carne se hace tocable; Me acerque a una mujer que cocía en una de las sillas del parque y le pregunte que hacia allí, lo curioso es que estaba con la espalda hacia mí. Y para verle el rostro la llame por su nombre y no me respondió ¿Cómo podría saber si ella era Kelly? Lo único que decido decir es que le pregunte nuevamente ¿Qué haces aquí? Esa mujer me respondió “solo vengo a ayudar a salvar el mundo” su rostro giro y sonriente me tomo de la mano, una luz parpadeante observe, me abrazo, y diciéndome que era el fin de nuestro rol, pero que para los vivientes de la tierra aun faltaba mucho por hacer, sonreí y me marche con ella hacia un bello aposento de sonrisas y niños homenajeados....Autor: Andrea S

domingo, 10 de noviembre de 2013

La noche del demonio

En el mes de octubre pude ver muchos ojos; ví, Ojos de cuervo, boca carcomida, suspire un aliento de soledad, paranoia en la noche, masacre que ampara los hechizos, los amarres y las oraciones negras, paranoia de locura en el manicomio, un maniquí que me observaba mientras me alimentaba de la carne virgen. Ojos de búho, boca sangrienta, plagada de dolor, suspire un aliento de muerte, hasta tu puedes sentir, como te agarran en la oscuridad, pero cuando te despiertas olvidas aquellas experiencias, entonces la bestia me saludaba cordialmente, para hacerme recordar cuando me despertará, me invito a su mesa esa vez, con un beso en la mejilla me lleno de carbón ardiente, tuve un escalofrío, y comí en su aposento Ovejero. Ojos de cabra saltones, boca ansiosa, dedos humanos, pies de cerdo, cuerpo promulgado, mientras un oscurantista, cantaba el coro africano, la mesa estaba repleta de comensales, y empecé a desposarme con el animal, sobre el mantel hubieron drogas, pastillas, inyecciones, cadenas, y penetraciones satánicas exorbitantes, invocaciones y posesiones en contados minutos. Aún tengo las marcas de ese latigazo demoníaco... Autor: Andrea s

Tal cual, mi sandía

Alejandro, escuchame! Escuchame bien, me quedaron tus cronocrímenes, el aroma y la arena recogida de tus zapatos, no lo voy a repetir, porque obviamente no lo puedo resistir, ya que no tendré la capacidad, y aún, ni si tuviera esa oportunidad. ¿Se te hace difícil creer?yace un hecho que no cambiaría tu estadía en mi destino, porque sería albergar la estupidez, no puedo alterarte, porque tus vellos oscuros, tal cuáles rodean tu ombligo, son los que evitan que muera de frío, cariño, ¿me estás entendiendo?, tengo un secreto en el pecho, tengo el corazón debilitado, tengo la voz intoxicada de humo, tengo el alma manchada de sangre, pero tengo la valentía pincelada en colores, tengo una carga de hierbas verdes y naranjas, que me permiten decirte que me gusta todo tu cuerpo, tu aliento, tu figura, el movimiento de tus dedos, las mil y una deformaciones que el tiempo provocaron en tu mirada, el miedo que me estremece, una pasión que envuelve, unos labios apagados rojizos, hasta la hebra de cabello impecable al sofoco, que recolecte en verano, que rodea hasta tu oreja (las patillas, color azulejo), me encanta tu simpática forma de ser, quiero conquistarte, Alejandro (segundo nombre subyacente), dame tu suspiro, cantame, cuéntame, y condename. dame tus codos, las uñas de tus pies, rozame con tus piernas firmes y susurrame el crudo cuento de amor... Alejandro, entregame tu corazón, no prometo nada .... Autor: Andrea S

viernes, 8 de noviembre de 2013

Miguel ¿el ángel?

Jazmín suspirando, le respondió a su pequeña nieta: -Devora, Era aquella tarde, tenazmente cálida, Estábamos en la clase de cálculo, el quinto semestre en la Universidad de Manhattan, una universidad de lujos intelectuales, sexo nocturno, y casta avaricia, (mis compañeras estaban preparadas para recibir al nuevo profesor de cálculo, al igual que yo). Esperábamos un típico 8, es decir, algún Pipon, quien nos diera horas extras para charlar y practicar la nueva rutina, y así, no asombrarnos de su repulsiva mirada, con la profesora de educación física. Era la primavera del 70, cuando el sol, aún no había experimentado las carnosas aventuras en los campos atletas. Ellas se asomaron por las ventanas de aquel tercer piso, con zozobra y la voz entredormida, gritaron mi nombre, todas abrieron los ojos azules, verdes, grises, marrones y amarillentos, todas colocaron su lengua frente a la baranda, parecían despavoridas. Susurrando me dijeron: "Es una clase de hombre que nos deja sin respiración, nos corta la energía, nos altera la palpitacion", sobre todo a mi (lo pensé en el mismo instante); entonces él, se baja de la moto, con esas gafas negras, una chaqueta cortopunzante, a veces corrosiva, y la mayor parte del tiempo penetrante, "¡ay, muerdeme!. Quisiera despertar de esa mirada intimidante, suelo ser ineficaz para sus labios, su pecho y sus sonrojos, ¡ay, liberame!. Quisiera soñar con ese palpitante deseo". Recuerdo cuando lo vi por primera vez, todas las muchachas se alertaban a la llegada de Miguel ángel o será ¿Miguel el ángel?, no logró distinguir, esa fue la primera vez, que mi vista tuvo el valor de admirar la textura de sonrisa pícara, su sabor, su suavidad. No me había sentido tan desorientada, tan viva, tan solemne. Nos alistamos a esperar a tan anhelado instrumento de sabiduría. Él entró con cautela y un tranquilo parpadeo, quito su venda, su traje, despojado de su chaqueta, arrojándose al tablero, al piso, a la silla, no logró recordar bien, pero supe que me había manchado de tanta humedad, porque la noche anterior, la tormenta había dejado impregnado el aroma de la lluvia, supongo que fue por tal motivo que hizo que mi falda se desvinculara de mi cadera, (o eso pensaba yo). Se presentó ante la clase; katterin tartamudeando, Josefina tragando en seco, La escalera, me pareció tan eterna, y un escalofrío inmerso me agarró hacia el espaldar de la silla, ¿que es lo que esta pasando con este tipejo? ... Autor: Andrea s

miércoles, 6 de noviembre de 2013

sensibles a lo indescriptible

El amor, puede ser un tema bastante controversial para muchos, pero el amor, Es más que un flechazo en el corazón, es una herida abierta que hace burbujas inéditas, es como una sensación erótica, porque cuando todo esta en silencio, cuando estamos sudando debajo de una sábana soleada, estamos hundidos en el infierno de este sentimiento, el amor... El amor... Oh, el amor! ¿Nos enamoramos?.... Autor: Andrea s

lunes, 4 de noviembre de 2013

Literalidad en la lengua

Como decirte que partes en 10.000, ya que rompo en llanto, sin melodías camina hacia un laberinto de monstruosos seres; Cuando te entregas a una persona, no importa cuanto tiempo pase, que tan larga es la distancia que los separa, sobre todo, cuanto tienes que esperar en el mismo lugar las horas que lo has hecho esperar. Porque, una vez que empieza a dolor, es válido frotarse en todos los sentidos, ya que una vez, que comienzas a escribir tendrás que sentir. sino calcula mas de lo normal, usted se puede convertir en instintos, ¿cuáles razones no logran servir?, y ya, no te logres expresar, lo que quiero decir, en resumidas cuentas, cuando es tu primer pensamiento, sólo hay esa persona, quien puede hacer y deshacer con tu dignidad humana; puedes ver con los ojos humanos a otro cuerpo subyacente (hablo muy literal), porque pude verlo, como pasaba esto y simplemente le pregunté al tiempo: no he pecado, mi cuerpo no ha estado con más nadie, sólo fueron un par de delicados labios, del mismo hombre, que han besado mi espalda, y desde el origen, no han pasado segundos, ni minutos, ni días, ni semanas, son meses...¿porque puedo mirar a otros, pero no puedo sentir? ¿Es acaso el hecho de no tener contacto, es por el temor de verlo a el? ¿Es por el miedo de que sus mismas palabras salgan de otra boca? ¿Que es lo que maravillosamente me atormenta?... Autor: Andrea s

Envidia de amor

En pocas semanas logro decirme cosas sobre ti, y a veces quisiera perder la memoria, para no recordar que me hiciste la mujer más feliz del mundo. Decidiste quedarte conmigo, por la única cosa buena que había hecho, sin alejarte de mi por todas las cosas malas que pensaba; La pude escuchar desde la comodidad de mi cama, mientras ella, analizaba una estrategia, entrenándose a un amor, y que le ha dicho cosas a su entrepierna, con la posibilidad de devolver el tiempo, más no nos cambiaría nada, porque es tanto lo que tuvo, que sólo estuviera en el pasado, no para editar o agregar, sino para observar sus gestos, tocar el fondo donde nadie se atrevió a llegar... Autor: Andrea s

El amigo del ex

Es más que, generar placer, mucho más que, lastimar a alguien inocente, pero la rudeza del corazón es instantánea y no planeada, aunque los labios de un chico, que a medida lo ha visto 3 o 4 veces, fue el causante del reproche nocturno, porque a veces, no quiso que dejara pasar esa oportunidad. Aunque no estuvieron muy decididos, no pudo ser tan egoísta, quiso ver con los pretextos más estúpidos, quiso que no se olvidara, que una vez intento hacerle feliz, que enloqueciera como ella, lo estaba haciendo... "Le absorbió hasta los huesos"...Autor: Andrea s

Nunca tuve dudas para entregarme a ti, pero es tanta la tristeza, que ni en pesadillas logró verte..

Angelica Quisiera desahogarse en algo, de una manera incontrolable, ¿quien puede juzgar a alguien, que esta siendo absorbido por la tristeza?, queriendo aliviar las penas de su soledad, porque se desveló tras de un fantasma que ha muerto hace mucho tiempo, con alguien que fácilmente se arrastra y es feliz. Ella quedo como la anécdota, que nadie recibe en la compañía, como la moraleja fatal, como la memoria de Brazos furtivos, burdeos coloridos, ojos abiertos y por fin descosidos, para ser libre antes la envidia. El trataba de salvar el mundo, pero ella no tiene ánimos para fanáticadas estúpidas; y de cierta manera, le gustaría volver a verlo, su corazón se lo anunció, y aunque paso mucho tiempo sola, se dio cuenta que sólo con él, podía vivir la verdadera felicidad; no es la dependencia hacia el, ni mucho menos, los pocos días que pasaron juntos, es el momento indicado, cuando Angelica toco sus labios, y se da cuenta que el puede ser su única necesidad, -"espera, déjame decírtelo, todo este tiempo te ame en silencio".. -"¿es todo lo que tienes para decir?... -"si, sólo eso.".. -"pues, yo te ame en silencio, entre el bullicio de la gente, cuando caías y te trate de levantar, cuando me mirabas y cuando no solías hacerlo, entre los besos y tus viciados labios de niña, pero no lo sabía, hasta que probé la soledad"... Autor: Andrea s