Páginas

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Somos culpables

La lluvia era muy fuerte, y para ese entonces nos abrigamos, estuvimos dentro de una casa abandonada, acompañados por unas cuantas goteras en el tejado, pero nada porque preocuparse, se podria solucionar, para nosotros era muy comoda, todo fue color de rosas rojas en primavera, y para ser 2 personas a la mitad de la nada, era muy perfecto ese lugar, lejano al ruido de la enorme ciudad. Recuerdo que había un cigarrillo mentolado, y nos apresuramos a empaparnos de calor, así que solventamos distribuirlo, de cualquier forma que cuando lo fumaras, antes de botar la nube gris, darme un osculo descomunal, profundamente emanado para sentir el calor de tus labios y del cigarrillo mentolado, posiblemente esa noche rompimos en respiraciones agitadas, y nuestros huesos bailaron al ritmo tembloroso de la lluvia... Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario