miércoles, 11 de septiembre de 2013

el desván sexista

Esto todo lo que un día soñé, me he vuelto una viajera perdida en lugares realmente preciosos, comparados con el paraíso; desde aquí tengo una vista genial, tengo kilómetros por recorrer, y manejo mi vivienda a donde desee, a nadie tuve que darle horarios, sólo escucho clásicos del rock, ando devorando el mundo con mis cajetas negras, mis sandalias brillantes, mi cabello pintado y mi camisa aborigen...para explicar mi experiencia, tengo que fumar alguna medicina, así lograría sacar unas cuantas sonrisas, mientras logró ver el soleado atardecer, y mantener la cordura, así mismo evitar a toda costa que un traje verde, detenga mi rumbo. Tengo unas cuantas gotas de semen en el asiento de atrás, de algún pasajero inexistente, tengo algunas prendas de vestir robadas de algún almacén de segunda mano, tengo una delicada panza, que se alimenta de tacos con algún picante extranjero, una aventurera falda de colores exóticos, collares de perlas rojas, y labios del mismo color. A pleno relámpago de la noche, vuelvo y fumo mis Tabacos, después me lanzó a cualquier río cercano, tengo un sombrero florentino mañanero, y botellas en el baúl, en la mochila y hasta en el techo de mi carroza. Tengo cartas de admiradores, que por cierto, fueron a quienes deje en aquella reunión a la hora de té, el típico encuentro de los familiares más adinerados, bla bla bla; lo que si te puedo contar con toda certeza es que no me alejaron de mis cervezas, y obviamente de mi espíritu vagante, mis esferas empedernidas, y restricciones que no permitieran, que mis pechos estuvieran al aire en algún toque de metal, mi problema no es, estar con el culo a la vista del mundo, el problema está en cubrir, los pensamientos que por nacimiento vienen desnudos; lo que puedo decir es que: "Toda mi vida fui un tanto monja, algo de la clase religiosa, y me oculte por un largo tiempo, pero ¿quien puede juzgar que ahora sea una tremenda? ¿Quien no haya sido rebelde que tire la primera piedra?, al fin y al cabo no necesito consejo moral, cuando yo se que la vida es una sola, el cuerpo es templo, que esta a la espera de obtener su propio instinto animal, sexualmente activo y orgasmicamente preparado para embestir a un toro...Para mi, el ojo del ser humano afecta al pelo de gato". No habrá moraleja, sólo pude vivir mi vida. Autor: Andrea s

No hay comentarios.:

Publicar un comentario