Páginas

viernes, 12 de octubre de 2012

¿quien lo diría?

El me detuvo en un aeropuerto una vez y me contó que: Caminaba andariego por la vida, mientras la sonrisa de Sofia iluminaba cada tarde en la clase maestral del 90, repentinamente sin saberlo, ni presentir mayor oportunidad, se desligo de mis besos y quemaron en llamas de hielo fugaz mis angustias, mis palabras y mis abrazos, no supe realmente como resistir su partida. Al año siguiente una joven de expectativas irreverentes, fastidiaba mi lugar en el aula de clases; me atosigaba y no pude resistir su pensamiento revolucionario. me deje llevar de sus estupideces, pero nunca deje de pensar en los cabellos rizados de sofia; solitario cantaba frente a la madre luna, llore como nunca, te llore como a nadie ¿nada que hacer? me pregunte muchas veces esto, ¿que hacia aquí, sin tu impaciente ternura?, eras quien jugaba con mi razón y te di el permiso muchas veces de arrancar de mi cuerpecito el corazón y mi loca pasión por ti. cada vez aquella irreverente (Anny) fue la tortura de mis canciones y los meses de abrazos indeseados por su extraña fuerza atrayente, poco a poco mis sentimientos se confundieron por unos labios desconocidos, ¿que pasaba por mi mente? le exigía a mi corazón y le grite a la madre luna "Solo sofia puede abrir la puerta de mi soledad, ella puede hacerme vibrar solo con una picara mirada" Anny me regalo sonrisas totales,una frontera limitada para el amor y la amistad, penetrada en mi sin control... Me escribió en una carta manchada de pecado Esos labios sabor a gloria, tus manos que acarician mi piel pálida ensangrentada, tus abrazos que me hacen sentir protegida de mi alrededor, tu danza bajo el calor de la noche y ante los ojos de la luna, tu manera de probar la dulzura mientras miras mis ojos y sonríes, tu color de piel, tu cambio de animo repentino, tus ojos ante una mentira envenenada de falso amor... mientras me susurres al oído que me quieres pensando en ella, comprenderé que evitas la conversación con solo escuchar su nombre. No importa solo con mirarme bastara. quede impresionada por su maldita aceptación al recuerdo de sofia. ¿quien lo diría? quien pensaría en obra de arte con pinturas gastadas en llanto. como planear una estrategia para comportarme a la hora de la mesa y dejar mis pensamientos suicidas. lentamente se atrevió y rápidamente retrocedía sus pasos; llego un día sin poner a duda ningún método de amor, se lanzo a comprobar las caricias y caer en otros brazos. Anny aseguraba tenerlo para siempre, alegría y sonrisas reflejaban la carcajada irónica de la vida, la acompañe muchas veces ha danzar bajo la mirada de la madre luna. sucedió un beso inesperado y parecía sofia no estar en su pensamiento. Sofia se convertía en una ilusión de recuerdos amigables para no olvidar. el desafió era probar el ultimo reto, de ir a buscarla y asegurar lo que había planteado durante tantos meses. ella ultrajo mi rostro nuevamente con húmedos labios empapados de un pecado prohibido. culpable, corría, y llegue nuevamente a buscar a Anny Manson, para que bailara conmigo una vez mas, frente a los arboles sudados de lluvia en el barrio Santa España. ¿donde esta Anny? mi piel temblorosa a recibir una penosa noticia.. solo recuerdo coger el primer automóvil, y frente al aeropuerto me detuve a preparar mi verdadera razón del descuido total de mi culpable corazón, tuvistes razones para dejarme tirado frente al mar de atardecer repentino. ¿como y porque me he enamorado, de una mujer impaciente, atrevida y de un desesperante carácter? agotadora eres de el sudor de mi cuerpo, ven y devórame como solo tu Anny Manson lo sabes hacer, la puerta que una vez cerré para mi presente, la coloco ante tus pies pálidos llenos de recuerdos en la arena de la playa.en el amor no hay perfección, ni soy experto para esto, pero hoy corrí y correré toda la vida si es necesario, para estar ante ti y pedirte que no amarres tus cabellos con cabos alborotados ante la brisa. ¿te casarías conmigo? Autor: Andrea s.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario