martes, 11 de septiembre de 2012

Narciso y Eco

Eco estaba enamorada de narciso, quien no se fijaba en ella por estar contemplándose en una fuente. Un día narciso salio a cazar ciervos con sus amigos, ella lo siguió y, en un instante en que quedo solo lo llamo: -¡ven aquí amor mio! ¡ven aquí te espero! y corrió alegremente a sus brazos pero narciso la rechazo bruscamente. Muy desolada, Eco huyo a las montañas donde murió de hambre y sed.Su cuerpo se evaporo y se fundió con las rocas.pero su voz permanece en la profundidad de las grutas de las montañas. por eso,cuando hay silencio y alguien pronuncia una palabra cerca de una caverna, ella responde con tristeza y su voz se oye ronca y misteriosa. "Leyenda griega"

miércoles, 5 de septiembre de 2012

El testamento para el homicida

Oh!! Triste oscuridad que te haz llevado mí juventud, desvanece de mi toda alegría que me causaron sus labios, en medio de la noche estoy agonizando y se me hace invisible la gente que esta a mi alrededor, Lo ultimo que dejo en mi testamento son cuatro lagrimas y tres gotas de sangre, los recuerdos con una muñeca de trapo y poemas de tragicomedia resistidas. Solo el fantasma de los crepúsculos en el alba podrán desnudar la razón de mi ser. Mientras que en tu sepulcro sombrío, mi lapida esta con tu nombre escrita en mi piel. Tengo miedo al dejarte solo un testamento, me siento ingrata y lo lamento. Creo que a partir de ahora estaré haciendo un complot para llorar en los camposantos; y rogarle a Dios para ser parte de tu destino. Me despido con un color ceniza en mis huesos y con el mausoleo de nuestros sueños arrastrándome con cadenas que hacen condena en mis deseos. Y eternamente convocaras este testamento para el homicida en mi alma macabra y atosigados demonios.... autora: Andrea S.

Luna de cristal

Amado caballero de ojos color café, Cielo mío excitador de mis pensamientos perversos, asómate por la ventana de tu balcón, donde una vez mi cuerpo fue tu lecho en la sensualidad en luna de cristal de nuestra habitación. Abrázame, hazme olvidar con tus labios suaves y carnales de esta última vida. Hazme de nuevo el amor con tu forma de amar. Penetra en mí hasta los más profundos de mis miedos y coloca en mi corazón la vela de la sabiduría. Hazte sentir en mi piel y aparta de mí los temores mas preciados, bailare en medio de la noche, mientras me levantas con los brazos empapados de caricias hasta el claro amanecer, y sobre todo no te olvides bañarme en sudor, en estas sabanas vacías desde que te fuiste. Y en esta luna de cristal hazme tuya otra vez..... autora: Andrea S.